Cancún, QR. Los principales cambios de la banca de desarrollo en el gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador se orientan a detonar las economías locales mediante cuatro acciones: sustitución de importaciones, incremento del contenido nacional, generación de empleos de calidad y creación de cadenas de valor.

Una de las regiones beneficiadas es el sur-sureste, cuyo eje de trabajo se centrará en el turismo. Por ejemplo, en los primeros ocho meses del año, el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) ha otorgado créditos por 7,000 millones de pesos para la construcción de nuevos hoteles en todo el país; de ese total, 5,000 millones (71.4%) corresponden a proyectos en Quintana Roo.

Rebeca Esther Pizano Navarro, directora general adjunta de Banca de Empresas del Bancomext, aseguró que actualmente Quintana Roo es el principal estado que acapara los grandes financiamientos en turismo, seguido de Los Cabos y la Riviera Nayarit.

Muchos de los grandes proyectos que están en etapa de construcción desde Playa del Carmen hasta la punta norte en el municipio de Isla Mujeres están siendo financiados por el Bancomext, “difícilmente habrá alguno que no cuente con financiamiento de nosotros”, aseveró la directiva, quien añadió que además de los grandes resorts, se está abriendo el crédito a hoteles boutiques y al segmento de wellness.

Sobre las voces del sector hotelero que indican que en la transición del gobierno federal la mayoría de los proyectos se paralizó, Pizarro Navarro señaló que “en ningún momento se detuvo la dinámica con la que el Bancomext había venido trabajando en el sector turístico”.

“Con toda honestidad, no hemos parado; a diferencia de otros bancos de desarrollo, el Bancomext no paró; en términos de crédito, tenemos muchos proyectos, no sólo los que ya tenemos autorizados en el 2019, sino nuevos proyectos que se han incorporado durante este año, particularmente importantes hacia la zona continental de Isla Mujeres y la zona norte de Cancún, además de todo el corredor Playa del Carmen-Tulum”, dijo.

El reto, agregó, es expandir el financiamiento ya no únicamente al sector inmobiliario, sino financiar la creación de cadenas de valor alrededor del turismo.

Así lo han comenzado a hacer en el caso del Hotel Xcaret México, en torno al cual están financiando a proveedores de insumos que garantizan calidad y capacidad de suministro, además de que son empresas locales que generan empleo para los residentes.

Se trata de uno de los cambios de visión que están impulsando durante el actual gobierno federal. “Tenemos que derramar hacia la economía local, no sólo financiar los grandes resorts; entre los principales cambios que se pretenden impulsar con la nueva administración está fortalecer cuatro puntos de acción: que se sustituyan importaciones, incrementar el contenido nacional, generación de empleos de calidad y creación de cadenas de valor”, explicó Rebeca Esther Pizano.

Una de las nuevas políticas de Bancomext es buscar emprendimientos hoteleros que incorporen a la proveeduría local como parte integral del proyecto.

El banco otorgará crédito al proyecto inmobiliario y a las firmas de proveeduría que se presenten como parte del plan integral.

“Estamos buscando de manera muy puntual que todos los proyectos que financiemos tengan un contenido de proveedores nacionales; si encontramos a un proveedor hotelero que necesite maquinaria, equipo o capital para seguir creciendo junto con el hotel, el Bancomext está dispuesto a prestarle ese capital”, refirió.

Destacó que la labor de impulso al turismo por parte del Bancomext ha logrado que otros bancos le entren al financiamiento de este sector, pese al riesgo que supone la industria de la construcción.

“Hemos sido un banco no sólo promotor del crédito al turismo, sino un banco inductor que ha permitido que los bancos comerciales vean a este sector con muy buenos ojos”, expuso.

Prioridades

Pizano Navarro agregó que además del turismo tienen identificados como sectores prioritarios el energético, manufactura de exportación en el sector automotriz y construcción de parques industriales, “donde hay gran dinamismo y no hay señales de estancamiento”.

“Hay un gran potencial en el Parque Industrial con Recinto Fiscal Estratégico que se construye en Chetumal, como un gran diversificador de la inversión no sólo para el estado, sino para la región sureste del país”, comentó.

En relación con el Tren Maya, reconoció que el proyecto férreo aún se encuentra en una fase muy temprana y no se ha comenzado a detonar la economía de la región; “sin embargo, se espera que una vez que se consolide la obra comience a desarrollarse una nueva dinámica económica”.

Puso como ejemplo el potencial que tiene toda la industria de la proveeduría en el corredor Cancún-Riviera Maya con más de 100,000 habitaciones, para lo cual insistió en la importancia de consolidar las cadenas de valor que permitan dispersar la derrama que genera el turismo en la región.

Con ese objetivo, añadió, se impulsan los nuevos proyectos hoteleros que estén concebidos como un proyecto integral que incorpore proveedores locales en diferentes ramas productivas: en alimentos y bebidas, producción de muebles, blancos y toda la proveeduría que demanda la industria regional.

Gobierno corporativo

La directiva dijo que desde hace más de un año, el Bancomext trabaja en el Programa Prime, el cual otorga capacitación y financiamiento principalmente a medianas empresas para consolidar un gobierno corporativo que las prepara a fin de poder salir a cotizar a la Bolsa de valores.

Las firmas son acompañadas a lo largo de todo el proceso por asesores contratados por el Bancomext para lograr ese objetivo. En la actualidad tienen 30 empresas como prospectos para incorporarse al programa; ocho en análisis y tres más que ya han sido certificadas.

Una vez que la empresa es incorporada al programa, es sujeto de un crédito por parte del Bancomext; se le otorga una disminución de la tasa de interés una vez que logra certificarse y una segunda reducción cuando logra salir a la Bolsa de valores.

Metas y Objetivos

Pizarro Navarro puntualizó que el Bancomext y Nacional Financiera (Nafin) están enfocadas a la inclusión financiera de la mayor cantidad posible de industrias y sectores productivos.

En el caso de Nafin, ejemplificó con el programa Impulso, que ofrece créditos de la mano de los gobiernos estatales y la banca comercial, donde Nafin cubre una parte importante del riesgo, de hasta 50 o 70%, “eso se traduce en que las tasas de interés son muy bajas para que las empresas locales puedan desarrollarse”.

[email protected]