Ante un escenario complicado para las economías locales que no podrán tener una recuperación suficiente, sumándose un problema estructural al no aplicarse una política industrial, “es ahora cuando se debe generar una nueva agenda de trabajo que busque una mayor coordinación entre las cámaras empresariales y los gobiernos subnacionales”, urgió el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), José Luis de la Cruz Gallegos.

Durante la firma de convenio entre la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) y la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Económico (AMSDE), el especialista resaltó que el crecimiento económico de todos los estados no será suficiente para recuperar lo perdido en el 2020, luego del impacto de la pandemia. “Queda lejos el escenario que se tenía antes de la llegada de la emergencia sanitaria”.

“El año pasado todos los estados de la República tuvieron una caída económica, excepto Tabasco”, explicó.

“Si bien esperamos crecimiento económico, lo que queremos mencionar es que este crecimiento no va a alcanzar a recuperar lo perdido”, auguró.

Reiteró que el impacto de la pandemia no es lo único que está generado este escenario, sino también un problema estructural, que se centra en que por años no se apostó por una política industrial de desarrollo, no se generaron incentivos para atraer inversiones, lo que ha mermado el dinamismo de la mayoría de los estados. 

“Esto implica bajo crecimiento, de baja industrialización”, puntualizó.

Dijo que los rubros industriales que se han visto más afectados en materia de inversión son: construcción y maquinaria y equipo. “Sin inversión no habrá posibilidad de generar una salida a esta problemática que engloba a todos los estados de la República”.

“Esta realidad estatal de precarización en algunos estados está asociada a los bajos niveles de inversión”, subrayó.

Ante esta proyección, el director del Idic indicó que los gobiernos locales y los principales representantes de la Iniciativa Privada deben trabajar en coordinación y apostar por las actividades industriales, ya que está comprobado que éstas son las que han ayudado a los países a mejorar su desarrollo, como China. 

“China en 1965, en términos de la participación mundial industrial, era muy similar al de México, de hecho, México estaba por encima. Cuando este país inicia su política industrial de forma vigorosa y bien definida, lo que tiene es un crecimiento industrial que hoy le permite generar el 20% del valor agregado a nivel mundial”, sostuvo.

Además, se suma que a nivel internacional países como Francia, Alemania, España, Corea del Sur y Estados Unidos han lanzado de manera abierta una nueva estrategia de política industrial, que tiene como base al factor digital, a la industria 4.0 y ya están viendo a la tecnología 5G como fundamental, "si no vamos por esta estrategia actual nos quedaremos atrás".

De igual forma, ahondó de la Cruz Gallegos, que si se hace una revisión interna en el país, se podrá ver que los estados que han apostado por una política industrial son los que han podido reducir sus tasas en pobreza, aunque no por eso “dejan de tener pendientes y trabajo por hacer”.

“Si vemos entre 1986 y 2020, la situación de pobreza por cada estado ha cambiado. Lo que vemos es que los estados con mayor crecimiento y que tienen mayor industrialización son los que tienen bajos niveles de pobreza, mientras los que tienen bajo crecimiento económico y altas tasas de pobreza son los estados pocos industrializados”, comentó.

“En ese sentido, para atender los rezagos sociales y económicos que tiene el país, tenemos que ir a una política industrial”, sostuvo al precisar que la región del sur-sureste es la más rezagada.

Fortalecimiento de la colaboración pública y privada, cumplir con los fundamentos de la política industrial del 2021, así como generar una agenda digital para atender los rezagos del país, son los ejes que el experto mencionó y que se deben tener presentes para trabajar.

Firman convenio

Sobre la firma de convenio, el presidente de la Concamin, Francisco Cervantes, explicó que con el objetivo de seguir el plan de detonar las actividades industriales con valor agregado en las regiones del país y poder superar los actuales ajustes mundiales, así como los retos de la pandemia, se trabajó para colaborar con la AMSDE.

Sostuvo que el convenio busca que las entidades y los industriales puedan intercambiar experiencias sobre los proyectos que han implementado y han tenido éxito para detonar sus economías; que puedan hacer una evaluación de las políticas públicas estatales.

También que se promuevan soluciones y que se puedan crear foros de discusión y que se aprovechen los acuerdos comerciales (como el T-MEC).

estados@eleconomista.mx