Puebla, Pue. Los constantes robos y bloqueos por manifestaciones en la autopista México-Puebla y su conexión con la Puebla-Orizaba han complicado las actividades logísticas desde inicios del año en curso, que se refleja en pérdidas económicas de 10 millones de pesos por penalizaciones de empresas al no entregar a tiempo mercancías, señaló la delegación de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar) en esta entidad.

César Flores Ruiz, delegado local de Canacar, manifestó que es preocupante la situación para sus 75 socios con 4,000 unidades, porque a parte de enfrentar la ola de asaltos en esta vía de comunicación, padecen problemas constantes de circulación por cierres de pobladores en protestas con las autoridades, los cuales llegan a durar hasta ocho horas.

Explicó que autoridades estatales, municipales y federales no atienden las inconformidades de los habitantes en forma inmediata, sino que dejan pasar tiempo para entablar diálogos, por lo que afectan a las empresas de transportes cuyas unidades se quedan varadas.

Hasta que llegan a la zona de conflicto, es como las unidades se dan cuenta que no pueden pasar y se quedan por mucho tiempo en el lugar, sin que las autoridades responsables avisen kilómetros antes para tomar vías alternas, comentó.

Indicó que hay una falta de coordinación entre Caminos y Puentes Federales con la Policía Federal para implementar operativos a fin de desahogar el tráfico, lo cual afecta a las empresas transportistas en extenderse más allá de los tiempos de tolerancia que dan sus clientes para entregar mercancías.

Comentó que las penalizaciones representan hasta 20% de un contrato, lo que repercute en los ingresos de la firma transportista que debe asumirlas y se han vuelto recurrentes desde el 2018.

“Si bien son temas de carácter estatal o municipal, las autoridades locales no actúan y propician que haya afectaciones a las actividades logísticas que se traduce en pérdidas económicas porque se genera un efecto en cadena, las empresas no pueden avanzar en su producción si no tienen los materiales, donde nosotros tenemos ese responsabilidad”, abundó.

Dijo que a esto deben sumar los altos gastos de diesel, ya que al circular a baja velocidad se tiene 30% más en consumo, el cual también deben absorberlo.

Indicó que el otro tema preocupante es la inseguridad, sobre todo a la altura del tramo federal Acatzingo-Orizaba, por donde conductores tienen indicado no hacer circular después de las 10 de la noche, debido a que hay bandas delincuenciales que están asaltando a las unidades, principalmente, con productos perecederos.

Mencionó que por quincena se reportan al menos cuatro casos, por lo que están haciendo uso de las pólizas para pagar a sus clientes. Además que las aseguradoras están subiendo los costos de las pólizas hasta 200%, por lo que están pagando hasta 400,000 pesos al año para tener esa protección.

No se respetan tiempos de obras

El delegado de Canacar agregó que también en obras carreteras es preocupante que las autoridades no se apeguen a los tiempos de entrega, porque han tenido reportes de sus transportistas que llegan a notar que se paran los trabajos sin explicación alguna por semanas y luego son retomadas.

“El problema de las obras es que se dan en tramos carreteros que se encuentran cercanos a los parques industriales ubicados en los municipios de Amozoc, Puebla y Cuautlancingo, que son alrededor de 13 kilómetros, donde hacemos 40% de nuestra actividad”, expuso.

Flores Ruiz dijo que llevan suministros, sobre todo de proveedoras de autopartes que están en Amozoc y Puebla a la planta Volkswagen de Mexico que se localiza en Cuautlancingo, cuyo tiempo de entregaría debería ser de 15 minutos, pero cuando se hacen obras y se acorta a un carril los tiempos se extienden a 50 minutos.

[email protected]