Monterrey, NL. Las armadoras ubicadas en Coahuila están por alcanzar el 100% de su producción y han contribuido a que el estado logre una pronta reactivación económica, impulsando a las pequeñas y medianas empresas (pymes), que han sido las más afectadas por la pandemia de Covid-19, comentó a El Economista, José Luis Hotema de Santiago, presidente del Clúster Automotriz de La Laguna.

En Derramadero y Ramos Arizpe, Coahuila se localizan las armadoras Fiat Chrysler Automobiles (FCA), Daimler Freightliner y General Motors (GM).

“La industria automotriz en Coahuila actualmente genera más de 120,000 empleos directos, de estos alrededor de 32,000 están en La Laguna; sin embargo, por cada empleo se generan otros seis más dentro de la cadena de valor que provee materiales directos e indirectos, donde participan las pymes que inciden de forma directa y transversal en este gran sector”, aseguró el dirigente.

Y para lograr una adecuada reactivación económica, el sector automotriz ha mantenido un intenso trabajo en la implementación de protocolos de salud para cuidar a los colaboradores.

Sin embargo, en la región de La Laguna, que conforman las ciudades de Torreón, Coahuila y Gómez Palacio, Durango, hubo un incremento considerable de casos confirmados de Covid-19 en las semanas anteriores, por lo que se tuvieron que reforzar los protocolos ya implementados dentro de los centros laborales y el monitoreo de personas sospechosas de tener el virus para evitar contagios.

Con estas medidas se buscó evitar los paros en las líneas de producción que causarían multas por no cumplir con la entrega a tiempo, anotó Hotema de Santiago.

En fabricación de equipo de transporte, Coahuila tuvo una caída de 85.03% en mayo del 2020, con respecto al mismo mes del 2019, al pasar de 55,746 millones de dólares a 8,344 millones de dólares, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

T-MEC

Por otra parte, la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) “genera certeza jurídica y reglas claras de operación para las empresas de capital extranjero que tienen presencia en México, ya que muchas de ellas han estado a la espera de este tratado para ampliar sus inversiones en el país”, expuso el dirigente.

La cercanía con Estados Unidos y el aumento al 75% del contenido regional son factores que favorecen a esta región, sin embargo, el sector se verá obligado a realizar el desarrollo de proveedores para tener una adecuada transferencia tecnológica.

Otra de las áreas de oportunidad es la de alcanzar en el menor tiempo posible salarios de 16 dólares por hora para los trabajadores de este sector, tal como lo establece el T-MEC y que “estamos confiados de que se logrará”, recalcó Hotema de Santiago.

estados@eleconomista.mx