Durante marzo pasado, la inflación de la Ciudad de México aceleró, debido a que las autoridades locales siguieron adelante con la reapertura parcial de más actividades económicas en el mes referido, sustentado por la moderación en el ritmo de contagios en la capital.

De acuerdo con el indicador de inflación CDMX de Ve por Más (BX+), la variación mensual ascendió a 1.62%, frente a una caída en los precios de 0.11% en febrero de este 2021.

“El menor confinamiento implicó una mayor demanda en ciertos tipos de servicios, que son sensibles a la pandemia y que, por ello, anteriormente venían exhibiendo cierta debilidad. Por ejemplo, registramos incrementos en los precios del apartado de alimentos y bebidas para ser consumidos fuera del hogar (0.63% mensual), donde se consideran restaurantes, cafeterías y torterías”, señala el reporte de BX+.

“También algunos artículos de uso recreativo respondieron con mayor dinamismo, como aquellos deportivos. Además del repunte en la movilidad social, el feriado por la Semana Santa (28 marzo - 03 abril) indujo alzas en la cotización de los boletos de avión y paquetes turísticos, dentro del componente de esparcimiento (8.16%)”, añade.

Indica que es importante notar que siguen viéndose mayores precios de energéticos, como gasolinas y gas de uso doméstico, reflejando la mejor cotización internacional del petróleo.

En el caso de las gasolinas, agrega BX+, éstas se registran al interior del rubro de transporte, que descendió pese al mencionado desempeño de los combustibles (-0.28%), y de presiones en autos nuevos (tipo de cambio, retrasos en producción), pero en línea con menores precios de mantenimiento de vehículos. “El gas LP lo registramos dentro de vivienda, donde también se observó un alza en rentas”.

Los productos de supermercado crecieron con más fuerza que el mes pasado (0.98%), en particular, los alimentos a consumirse dentro del hogar, que estarían reflejando el alto costo de algunos insumos (como granos); además, algunas mercancías para el mantenimiento del hogar también se presionaron. Destacaron: jitomate bola y saladet, sandía roja, huevo, pan de caja, aguacate, pollo y detergentes.

Prevalecen peligros

BX+ refiere que en las próximas lecturas, el desempeño de la inflación será determinado por debilidad generalizada en la demanda, aunque habría un reacomodo del gasto asociado a la reapertura económica, creciendo en los servicios y bajando en las mercancías; interrupciones en la producción de bienes por el desabasto de insumos, pues su escasez puede encarecerlos; altos precios de materias primas, energéticas y no energéticas, que afectan directa e indirectamente (insumos) al consumidor; los ajustes acumulados al salario mínimo, y la evolución del tipo de cambio, que recientemente se depreció.

estados@eleconomista.mx