El plan alternativo que construye el gobierno de México, en caso de que Estados Unidos decida abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), incluiría legislaciones internas que den certidumbre a los inversionistas nacionales y extranjeros, así como lineamientos específicos de apoyo a las empresas exportadoras, a través de incentivos fiscales y políticas públicas que compensen los impuestos que pagarían a la hora de exportar a Estados Unidos.

Luego de participar en la reunión plenaria del PRI en la Cámara de Diputados, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, solicitó al Congreso a crear un marco legislativo para seguir alentando las inversiones extranjeras en México, en sustitución del TLCAN por una posible salida de EU. Aunque no para Canadá, porque existe el compromiso de mantener el acuerdo con México.

Los tratados (de libre comercio) tienen un gran valor al dar certidumbre a los inversionistas. No nos podemos dar el lujo, simplemente porque Estados Unidos llegara a salir del TLCAN, de enviar el mensaje equivocado a quienes confían e invierten en México , expresó el funcionario mexicano.

Explicó a los diputados federales que la implementación de acuerdos comerciales implica a veces adecuación y transformación de leyes, como el marco para la protección de la propiedad intelectual, protección para las inversiones y por tanto deberá haber un acompañamiento necesario del Congreso de la Unión.

En tanto, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, afirmó que se construye el plan B, el cual contempla la diversificación de mercados y potencializar la disminución de costos para las pymes exportadoras, porque en el escenario de la disolución del TLCAN, los impuestos que pagarían los productos mexicanos en promedio en EU sería del orden de 4%, y eso lo deberíamos compensar con política pública e incentivos fiscales, promoción de la desregulación para bajar costos de las empresas que exportan y un fomento intenso a la transferencia tecnológica a las pymes , expresó.

Estamos en la voluntad de seguir en el TLCAN, para México tiene muchas ventajas, pero no vamos a estar a cualquier costo, el costo para nosotros es muy importante. Por eso me parece adecuado que contemplemos la posibilidad de una terminación por iniciativa de Estados Unidos, pero también la posibilidad de tener éxito , dijo.

Agregó que mientras se esté en la negociación, la visión es continuar con el TLCAN, sin embargo, sí se sabe que existe posibilidad de que se abandone o se solicite su disolución. Ante esto México tiene opciones y ante esa posibilidad seguimos construyendo el plan B , destacó Castañón.

El secretario de Economía y el presidente del sector empresarial comentaron que se avanza en la diversificación del mercado; por ejemplo, la quinta ronda de negociaciones con Europa, la definición del TPP11 y la Alianza Pacífico.

lgonzalez@eleconomista.com.mx