Según el gobierno federal, en términos de valor, el ahorro que se logró por la lucha contra el huachicol en poliductos fue de 56,000 millones de pesos en un año. Pero, de igual manera, por los bajos precios y la reducción del volumen de ventas, los ingresos de Petróleos Mexicanos (Pemex) por comercialización de gasolinas y diésel cayeron en 99,211 millones de pesos en comparación con el 2018, con lo que la pérdida de mercado fue 77% superior en valor a los ahorros obtenidos por combate al robo.

En tanto, como afirmó el director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, el pasado 7 de enero, el volumen del robo de combustibles bajó de 57,400 barriles diarios en el promedio del 2018 a sólo 5,100 barriles por día durante el año pasado. Esto implicó una recuperación de 52,400 barriles diarios, mientras que el volumen de ventas de gasolinas y diésel de Pemex se redujo en 79,400 barriles por día en el mismo lapso (43,500 barriles por día en gasolinas y 35,900 barriles diarios menos de diésel), con lo que la estatal perdió 51% más volumen por la competencia de lo que recuperó por el combate al huachicol.

Según los cálculos del gobierno, los ahorros obtenidos por la reducción en el robo de combustibles fueron de 19.12 millones de barriles en todo el año pasado, es decir, poco más de 3,039 millones de litros recuperados en todo el 2019. Por tanto, el ahorro estimado del gobierno se realizó con un precio de 18.9 pesos por litro de combustibles, es decir, el precio al consumidor promedio del año.

Pero las estimaciones en valor de la pérdida de mercado se realizan con los precios de venta de primera mano de Pemex, de 13.8 pesos por litro, que incluyen únicamente el precio de referencia, que es 52% aproximadamente del precio final, unos 9.8 pesos por litro, más el costo logístico de 6% o 1.13 pesos por litro, y otros conceptos como ajustes de calidad e IVA, que son 14% del precio final, es decir, 2.64 pesos por litro.

Así, al calcular los ahorros obtenidos por el combate al robo con los precios de venta de primera mano de Pemex, dejando fuera el cobro de IEPS al consumidor y el margen de ganancia de los gasolineros que representan cerca de 22 y 5% del precio final, o sea 4.1 y 1 peso por litro, respectivamente, el ahorro que reportaría Pemex sería de 42,000 millones de pesos, o sea, 14,000 millones de pesos por debajo de lo que reportan, lo que implicaría que la pérdida de valor por menores ventas sería 2.4 veces superior al ahorro por combate al robo.

Competencia, el gran desafío

A decir del analista en temas de energía Arturo Carranza, la pérdida de mercado es uno de los grandes desafíos de Pemex. Por ello consideró que este monto sí puede “descarrilar” el objeto de fortalecer financieramente a la empresa. “Es muy probable que en los estados financieros al 2019 éste sea uno de los principales factores de la pérdida neta de Pemex”, dijo a El Economista.

A pesar de los resultados positivos del combate al robo de combustible, los ahorros que genera esta estrategia son marginales frente a lo que está dejando de hacer Pemex en el mercado de los combustibles, aseveró.

Cifras del combate al huachicol

  • 56,000 millones de pesos fue el ahorro del 2019 por el combate al robo de combustibles.
  • 99,211 millones de pesos menos que en el 2018 recibió Pemex por venta de combustibles automotrices (63,117 millones de pesos de gasolinas y 36,094 millones de pesos de diésel).
  • 5,100 barriles diarios extrajeron en promedio los huachicoleros en el 2019, en contraste con 57,400 barriles por día del 2018.
  • 52,400 barriles diarios recuperó entonces Pemex por el combate al robo de combustibles.
  • 79,400 barriles por día menos que en el 2018 vendió Pemex el año pasado (43,500 barriles por día en gasolinas y 35,900 barriles diarios en diésel).

[email protected]