Al cumplirse dos meses desde que implementó la estrategia de combate al huachicol, el gobierno federal ofreció un balance: 940 millones de pesos asegurados; 279 personas detenidas; 8.8 millones de litros confiscados de combustible y gas robado, así como 1,411 vehículos y 1,359 tomas clandestinas.

El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo Montaño, afirmó que en el periodo del 21 de diciembre del 2018 a este 21 de febrero, de acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR), 175 personas fueron vinculadas a proceso y 104 sujetas a prisión preventiva; se aseguraron 7 millones 805,000 litros de combustible; 1 millón 14,000 litros de gas LP, y 1,411 vehículos.

El director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, afirmó que ya hay inventarios y normalidad en todas las gasolineras del país.

Indicó que actualmente sigue el robo de 15,600 barriles diarios de combustible. Expuso que el año pasado se robaban 56,000 en promedio.

“En lo que va de la estrategia (contra el huachicol) se han dejado de robar 7,800 millones de pesos. Se estima que para el 2019 el ahorro sea de 48,000 millones de pesos”, añadió el titular de Pemex.

El director de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto Castillo, destacó que se congelaron las cuentas bancarias de 226 personas físicas o morales, con un monto total de 940 millones de pesos.

Indicó que la UIF presentó 17 denuncias ante la FGR por lavado de dinero relacionado con el robo de hidrocarburos. Se promovieron nueve demandas de amparo, de las cuales, siete fueron negadas.

“Se ha dado vista a la Secretaría de la Función Pública en dos ocasiones por posible responsabilidad administrativa de servidores públicos vinculados con el robo de hidrocarburos, y se ha presentado un primer caso ante la Comisión Reguladora de Energía para que se inicie el proceso de revocación de los permisos a particulares que han incurrido en esta conducta”, informó.

En el marco de la conferencia matutina en Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que en este periodo se vivieron momentos difíciles por el desabasto de combustible en las principales ciudades del país. Y calificó como muy triste la pérdida de 132 vidas humanas por la explosión en un ducto en Tlalhuelilpan, Hidalgo.

“Ya hay combustible en todo el país sin problema. Pasamos momentos difíciles alrededor de una semana con desabasto en la capital de la República, en Guadalajara, Guanajuato, Querétaro, el Valle de México y en el Valle de Toluca. La gente se portó muy bien, nos respaldó, no lograron su propósito quienes pensaban que nos iban a desestabilizar”.

[email protected]