La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) informó que Petróleos Mexicanos (Pemex) tuvo una producción de 21,800 barriles de petróleo y condensados durante el primer trimestre del año en 17 de los 20 campos prioritarios que arrancó el año pasado como parte de su plan de reactivación. Esta extracción representó sólo una cuarta parte de lo programado para el periodo en estos campos, que eran 89,000 barriles al día.

Además, la estatal sólo produjo en siete de los 17 bloques reportados. El mayor productor fue el campo terrestre Ixachi con una aportación de 5,900 barriles barriles por día de condensados, informó el órgano de gobierno de la CNH en su octava sesión ordinaria del 2020.

“Los resultados del reporte en realidad son de los que dejan sin palabras”, expresó la comisionada Alma América Porres durante la revisión de estos resultados en la sesión virtual del órgano de gobierno de la CNH.

Además, Pemex reportó que por lo menos en el primer cuarto del año, existió un subejercicio en la inversión de estos campos en los que se gastaron 5,138 millones de pesos en el primer trimestre, frente a los 11,800 millones aprobados para el periodo.

Los campos que Pemex arrancó en aguas someras son: Mulach, Tetl, Tlacame, Xikin, Uchbal, Teekit Profundo, Cahua, Octli, Koban, Esah, Manik, Chek, Suk y Hok, mientras que en tierra, el año pasado inició el desarrollo de los campos Ixachi, Chocol y Cibix.

En lo que respecta a perforación, Pemex lleva un avance del 8% con apenas cinco de los 62 pozos exploratorios aprobados para el 2020, además de 13 pozos de desarrollo en estos campos.  El director general de la estatal, Octavio Romero Oropeza, ha manifestado que se pretende elevar la producción de los 22 campos prioritarios previstos originalmente hasta llegar a 144,600 barriles promedio diario de crudo en 2020. En total, las estimaciones de la administración actual para estos campos estimaban una producción de 400,000 barriles diarios al concluir el sexenio.

Sin embargo, Julio César Trejo, titular de la Unidad Técnica de Extracción y su Supervisión de la CNH explicó que la petrolera del Estado se ha rezagado en más de 30% en sus metas de producción y de ejecución de otras actividades como perforación, adquisiciones y colocación de infraestructura, por lo que ya lleva a cabo negociaciones con la CNH para cambiar sus métricas del 2020.

Así, con base en la información analizada, correspondiente al primer trimestre del año, el regulador concluyó que en términos generales, el desarrollo de las actividades físicas de todos los campos presentan un desfase y existe una variación en la estimación del volumen original asociado a los 17 campos prioritarios, principalmente por efecto de los Campos Xikin, Esah y Chocol, mientras que las reservas totales (1P, 2P y 3P) de estos campos no presentan cambios en la mayoría de los casos únicamente se recategorizan por el diferimiento de su recuperación.

“Los retrasos en la perforación se deben principalmente a problemas operativos y la diferencia entre la producción acumulada esperada y real es de 7,820 barriles de aceite y 26,800 millones de pies cúbicos de gas, misma que se origina por los retrasos en el desarrollo de los campos y la perforación de los pozos”, explicó el regulador.

Ixachi, gigante dormido

• De los 22 campos de desarrollo prioritario de Pemex para este año, el más importante es Ixachi, que cuenta con reservas de 1,300 millones de barriles de petróleo crudo equivalente

• Compuesto por una columna de hidrocarburos del yacimiento que alcanza los 1,000 metros, la calidad de su aceite de 40 grados API es superior al promedio de los campos productores del país.

• Este descubrimiento, localizado en el estado de Veracruz, es el más importante realizado en tierra durante los últimos 25 años en nuestro país.

• En su plan de negocios sexenal dado a conocer el año pasado, Pemex estimaba que aportaría a la producción de Pemex hasta 80,000 barriles diarios de crudo ligero en el 2021 a más tardar; y más de 600 millones de pies cúbicos diarios de gas, en el 2022.