Un total de 53 proyectos que involucran un monto de inversión de 19,689 millones de dólares se encuentra detenido por conflictos sociales, permisos y contratos detenidos con distintas entidades gubernamentales, entre otras causas, aseguró Abel Hibert, subjefe de Innovación y Análisis de la Jefatura de la Oficina de la presidencia.

El funcionario explicó, durante su participación en el Energy Innovation Forum 2019, que 10 de estos proyectos están relacionados con contratos con Petróleos Mexicanos (Pemex), y representan un monto de 6,200 millones de dólares. Además, otros 18 proyectos no han arrancado, ya que tienen diversos permisos atorados y representan inversiones de 4,200 millones de dólares.

Además, hay dos proyectos  más detenidos por conflictos sociales y representan una inversión de 2,400 millones de dólares, mientras que un proyecto más, por una inversión de 2,340 millones de dólares, ha sido frenado por la incertidumbre financiera y jurídica que representa para la empresa que lo ejecuta.

En lo que respecta a proyectos detenidos por falta de definiciones contractuales en materia eléctrica ante el Centro Nacional de Control de Energía y la Comisión Federal de Electricidad, hay cuatro obras por un monto de 1,722 millones de dólares. La falta de evaluación de impacto social por parte de la Sener tiene detenidos otros 10 proyectos por un monto de 1,494 millones de dólares.

Finalmente, hay seis proyectos que requieren consultas a comunidades indígenas, por inversiones conjuntas de 929 millones de dólares, además de un caso que se encuentra en juzgados, por 187 millones, y dos proyectos que requieren de definiciones contractuales con el Centro Nacional de Control de Gas Natural, por 60 millones de dólares, explicó. “Estamos haciendo el diagnóstico para eliminar esas trabas y reactivar esos proyectos”.

Pozos petroleros

Asimismo, detalló que hay 200 pozos asignados a Pemex durante la Ronda Cero, que no han sido atendidos por la empresa por falta de liquidez, lo que podría representar una oportunidad para que el sector privado pueda participar. El funcionario consideró que para alcanzar la meta de 2.4 millones de barriles al 2025 se requiere el desarrollo de más campos, además de inversiones de por lo menos 20,000 millones de dólares anuales.

“Si Pemex quiere alcanzar estos niveles de producción por sí solo, se enfrenta a diversas restricciones como una elevada carga fiscal y financiera, que se complica con la debilidad de las finanzas públicas”, dijo. En el mismo foro, Miguel Ángel Maciel Torres, subsecretario de Hidrocarburos, explicó que para que se reanuden las rondas petroleras se deberá revisar el porcentaje de contenido nacional de los contratos.

[email protected]