El Grupo CAABSA manifestó su desacuerdo por la licitación del tramo tres del Tren Maya (Calkiní-Izamal) que adjudicó el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) este viernes al consorcio español-mexicano formado por Construcciones Urales, Gami Ingeniería e Instalaciones y Azvi (el monto del contrato será de 10,192.9 millones de pesos)

En ese concurso, el grupo creado en 1979 por los hermanos Luis y Mauricio Amodio Herrera, junto con otros socios, hizo una propuesta conjunta con las empresas CAABSA Constructora, CAABSA Infraestructura, Comsa Infraestructuras, Grupo Constructor Diamante y Prefabricados y Transportes PRET. Y su oferta económica fue la más baja de las 16 que recibió la dependencia: 9,765.6 millones de pesos.

“El consorcio, cuya experiencia conjunta y solvencia técnica ha sido acreditada por más de 50 años en distintas obras de construcción e infraestructura ferroviaria, no comparte el resultado de la evaluación técnica realizada”, se informó.

Sin embargo, no se precisó si emprenderá alguna acción legal al respecto.

En un comunicado, el grupo dijo que está convencido que, en consecuencia al compromiso con la transparencia que ha tenido Fonatur, buscará entender a plenitud la decisión de la evaluación realizada, de acuerdo con los mecanismos previstos en la ley, porque, desde su punto de vista, presentó una propuesta técnica sólida.

La inconformidad referida es la primera que se hace de los tres tramos licitaciones del Tren Maya.

“CAABSA y las empresas que lo acompañan en este concurso, alineadas a sus valores como compañías de excelencia y clase mundial, reiteran que como siempre actuarán con estricto apego al Estado de Derecho buscando siempre sumarse a todos aquellos proyectos que, como el Tren Maya, buscan impulsar el desarrollo de México”, se mencionó en el comunicado.

rrg