El grupo parlamentario del partido Movimiento Regeneración Nacional en el Senado de la República, a través de Ricardo Monreal Ávila, propuso reformar el artículo 28 de la Constitución para crear el Instituto Nacional de Mercados y Competencia para el Bienestar (Inmecob).

De aprobarse la enmienda constitucional, se extinguirían el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

La iniciativa presentada por el coordinador de la bancada senatorial morenista ante el pleno de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión detalla que el nuevo órgano autónomo integraría a los órganos reguladores del Estado mexicano que comparten características, y se establecería un solo regulador de competencia económica en los sectores de telecomunicaciones, radiodifusión y energético.

“El objetivo de una intervención regulatoria del Estado es que los mercados y sectores de la economía funcionen de forma eficiente, se impulse y promueva la inversión, se promueva la productividad de cada uno de los factores de la producción, y que todo esto redunde en una economía nacional competitiva que eleve los niveles de bienestar del pueblo’’, cita.

Además, que todos los elementos económicos son comunes a los sectores de telecomunicaciones, radiodifusión y energía, por lo que en cualquier caso que se pretenda implementar una regulación específica se requieren las mismas bases económicas de análisis y, en consecuencia, las experiencias adquiridas en un sector pueden ser aprovechadas en los otros.

“Tomando en cuenta lo anterior, la creación del Inmecob permitiría la existencia de un órgano regulador integrado con un mayor potencial de eficiencia en la toma de decisiones regulatorias en cada sector’’.

En la exposición de motivos queda claro que se pretende imitar el modelo español.

“En España, en octubre del 2013, se creó la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), a partir de la integración de las ahora extintas Comisión Nacional de la Competencia, Comisión Nacional de Energía, Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, Comisión Nacional del Sector Postal, Consejo Estatal de Medios Audiovisuales y Comité de Regulación Ferroviaria y Aeroportuaria.

Respecto de la naturaleza jurídica del nuevo instituto, además de que le serían transferidas las atribuciones de los órganos que se extinguirán, tendría, entre otras características, plena independencia en la implementación de su estructura orgánica para que alcance los fines constitucionales encomendados, y aunque no estará supeditado a ningún otro órgano del Estado sí estará sujeto a un régimen de rendición de cuentas ante el poder Legislativo.

De acuerdo con el autor de la iniciativa, su propuesta “es consistente con el Capítulo 18 del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), cuyo artículo 18.17 dispone que cada parte asegurará que su organismo regulador de telecomunicaciones sea independiente y no rinda cuentas a un proveedor de servicios públicos de telecomunicaciones’’.

El Inmecob será un órgano constitucional autónomo, establece el proyecto, y se mantendrá la concepción jurídica y doctrinal del modelo de Estado regulador. Para operar, el nuevo órgano regulador requeriría de un presupuesto anual de alrededor de 1,875 millones 356,400 pesos, según cálculos actuales; la suma es 500 millones de pesos anuales menos que el gasto total autorizado este año al IFT, Cofece y CRE (2,375 millones 356,000 pesos).

rramos@eleconomista.com.mx