La International Chamber of Commerce (ICC) México advirtió que la reforma constitucional propuesta por el senador morenista Ricardo Monreal para modificar el artículo 28 constitucional y crear un súper organismo regulador que absorbería a la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT y a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), destruiría un camino de 27 años de formación de estos órganos colegiados que evitan la interferencia política en decisiones que deben ser primordialmente técnicas.

Miguel Flores, presidente de la Comisión de Competencia Económica de la ICC México y ex comisionado de la antigua Comisión Federal de Competencia, calificó como un “peligro” de que el Senado proponga a los comisionados y los nombre el presidente del país. “Esto significa que podrían nombrar a cualquier político que ellos consideren que cumple con los requisitos y convertir a la Cofece, IFT y la CRE en un órgano político y no técnico como lo son hoy”.

Tal como fue negociado el Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC) no se requiere ningún cambio a los órganos reguladores en competencia, energía y telecomunicaciones, por el contrario, con la iniciativa de fusionar a los tres institutos autónomos, Morena pretende pavimentar la “agenda de estatización” de los nuevos monopolios y de mercados dominantes por parte de empresas productivas del estado, acusó Enoch Castellanos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

“La agenda que trae esta administración federal y el grupo mayoritario en el poder (Morena) es el de un retroceso en materia de competencia para una agenda estatizadora, en donde los nuevos monopolios o mercado dominantes sean de las empresas productivas del estado”, acotó el líder de los industriales luego de que Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado planteó la creación del Instituto Nacional de Mercado y Competencia para el Bienestar (Inmecob).

Con ello, dijo, lo único que se ve es una lógica de nombrar a los comisionados de los órganos autónomos a modo, para que se apruebe la agenda del Ejecutivo.

“Quieren pasar de monopolios privados, que se han ido acotando con el trabajo de los reguladores, como es en el caso de telecomunicaciones, que si se valora qué porcentaje de líneas fijas tiene la compañía dominante son mucho menores a las que tenía desde que estuvieran los órganos reguladores. Y lo que no queremos es que migremos a una situación en donde los monopolios dominantes sean los del estado, que además adolecen de capacidad, de calidad y de competitividad en ofrecer buenos precios”, aseveró Castellanos.

Con la propuesta del coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, “vamos (en dirección) para el diseño de esta administración pública a una economía de estado, donde el estado tenga una mayor participación... porque ya vimos que están creando el banco del bienestar, contrayendo deuda para la construcción de nuevas sucursales y también quieren hacer empresas de telecomunicaciones del estado para proveer internet”, alertó el presidente de la Canacintra.

T-MEC, al margen

Por otro lado, Ildefonso Guajardo, quien fuera secretario de Economía en el sexenio pasado comentó que los compromisos del Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC) en materia de competencia económica “no requieren una reforma al marco institucional”.

Luego de Ricardo Monreal planteara la creación del Inmecob bajo el argumento de las actualizaciones legislativas nacionales para adaptarlas al marco normativo del T-MEC, que entrará en vigor el próximo 1 de julio, Guajardo Villarreal -quien negoció el T-MEC por México en la administración pasada, respondió a El Economista-: “el T-MEC no exige una reforma a las legislaciones”.

“No se requiere por exigencia del Tratado porque el marco institucional actual cumple con las condiciones que se requiere en materia de competencia”, subrayó el ex secretario de Economía.

Ildefonso Guajardo comentó que si alguna cosa hace el acuerdo (el T-MEC) es reforzar el compromiso de México con la libre competencia en los mercados y el marco institucional existente es más que suficiente para lograr el objetivo.

Incluso, destacó que la legislación mexicana en materia de competencia (de la Comisión Federal de Competencia Económica y del Instituto Federal de Telecomunicaciones) es de los más modernos a nivel global. “El modelo institucional mexicano para vigilar la competencia en los mercados es un modelo de avanzada, en la mayor parte de los países como Estados Unidos y Gran Bretaña diseñaron el modelo competencia, inclusive su origen se remonta al siglo antepasado”.

[email protected]