La puesta a votación de la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) está próxima a suceder, afirmó Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

“Nos estamos moviendo positivamente” hacia un acuerdo, dijo en referencia a las negociaciones entre legisladores demócratas y la Representación Comercial de la Casa Blanca (USTR, por su sigla en inglés) para hacer los últimos cambios a las propuestas de la legislación estadounidense relacionadas con el T-MEC que se votará en el Congreso de su país.

“Creo que sí podemos llevar esto al lugar donde debe estar, lo cual es inminente, puede ser una plantilla para futuros acuerdos comerciales; una buena plantilla”, añadió, según informó la CNBC.

El T-MEC mantiene la apertura en el comercio de bienes y servicios e incorpora nuevas disposiciones en materia de reglas de origen, comercio electrónico, empresas propiedad del Estado, derechos laborales y ambientales, corrupción, mecanismos de solución de controversias y propiedad intelectual, entre otras.

 

La negociación de este acuerdo comercial, que sustituiría al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), duró 13 meses y medio, y se llevó a cabo bajo constantes amenazas de Trump de sacar a Estados Unidos del mismo. En su momento, el TLCAN sirvió de base al gobierno estadounidense para negociar y poner en vigor acuerdos comerciales con otros países.

Por lo pronto, el T-MEC atravesará por un periodo crucial entre el 12 de noviembre y el 12 de diciembre, enmarcado con cuatro circunstancias claves para ponderar su ratificación pronta o mantener en suspenso aún más su final.

Desde junio, los demócratas de la Cámara han trabajado con la Representación Comercial de la Casa para abordar preocupaciones clave en cuatro áreas: asegurar el cumplimiento (enforcement, en inglés) de la legislación laboral; fortalecer las reglas de protección al medio ambiente; fortalecer los derechos de los trabajadores, y disminuir el periodo de exclusividad para datos de patentes de medicinas biológicas.

Después de que los demócratas y la USTR lleguen a un acuerdo final, la Casa Blanca enviará la propuesta de la nueva legislación al Congreso. Los legisladores tendrían 90 días para votar a favor o en contra del T-MEC.

En tanto, un grupo de demócratas de la Cámara se reunió a principios de este mes con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y la ministra de Asuntos Exteriores, Chrystia Freeland, en Ottawa.

 

El T-MEC se presentó bajo la Autoridad de Promoción Comercial (TPA, por su sigla en inglés) conocida como fast track (vía rápida), la cual se otorga por el Congreso estadounidense al Ejecutivo para llevar a cabo negociaciones comerciales, y presentar los acuerdos firmados al Legislativo, para que éste los ratifique o desapruebe, sin modificar su contenido.

[email protected]