En febrero pasado la generación de empleo formal en México se contrajo 6.4% a 115,287 empleos, cifra que es la más baja para un mes igual desde el 2011, sin embargo, este desliz fue menor a los observados en enero y diciembre pasados (31% y 27%), de acuerdo con cifras reportadas el viernes por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Al considerar las nuevas contrataciones de febrero, el número de trabajadores formales en el país al cierre de dicho mes fue de 19 millones 936,938, lo que significa que el déficit de empleos formales respecto del nivel previo a la pandemia por Covid-19 (febrero del 2020) se sitúa en 676,598 plazas.

De marzo a junio, cada mes deberían generarse casi 170,000 empleos para volver al nivel de empleo previo a la pandemia (20 millones 613,536 personas de febrero del 2020) y que se materialice el último pronóstico del presidente Andrés Manuel López Obrador, de que en junio se recuperarán los empleos perdidos por la crisis del Covid (en octubre del año pasado había dicho que sería en este mes de marzo cuando se lograría el hito).

Para poner en perspectiva esta apuesta, cabe mencionar que de marzo a junio del 2017 –año que tiene el récord de la mayor creación de empleo formal en cuando menos dos décadas– se generaron apenas 70,000 empleos mensuales en promedio durante ese lapso de meses.

Volviendo al reporte del IMSS del mes de febrero, en dicho mes el empleo permanente –el que es por tiempo indefinido– tuvo un incremento de 82,941 plazas; mientras que el eventual sumó a 32,346 trabajadores.

De forma consolidada durante los dos primeros meses del año se generaron 163,206 empleos, cifra 15% inferior a la observada en el mismo período del 2020.

Analistas de Citibanamex expusieron que, de acuerdo con sus estimaciones, el empleo se estancó en febrero al mostrar un crecimiento mensual desestacionalizado de 0%, después de acumular siete meses con incrementos mensuales.

“El dato de empleo es consistente con el debilitamiento de la recuperación de la actividad que hemos anticipado para inicios de año, relacionado en parte con medidas de restricción en algunas entidades y los efectos de los cortes de energía de la segunda mitad de febrero”, destacan en un reporte.

Desde otra óptica, los especialistas en economía del sector privado que encuesta cada mes el Banco de México pronosticaron en febrero que al cierre del 2021 la economía nacional generará apenas 365,000 nuevos empleos (en enero la media del pronóstico era 382,000 puestos de trabajo).

Por sectores de actividad económica, el de la industria de la transformación y el de servicios sociales y comunales, que emplearon en febrero a cinco millones 539,351 personas y dos millones 222,807 personas, respectivamente, son los únicos que han regresado a sus niveles prepandémicos.

En el caso de la industria de la transformación –el sector que más empleos formales genera en el país–, la nómina fue 0.4% superior a la de febrero del 2020 y en el segundo caso, el incremento fue de 0.03 por ciento.

De los siete sectores restantes, el de servicios a empresas y personas y el de la construcción son los de mayor rezago, pues en febrero arrastraron caídas anuales de 10.1% y 6.3% en sus nóminas, que registraron cuatro millones 345,343 trabajadores y un millón 524,171 empleados, respectivamente. (con información de Octavio Amador).