La economía de Brasil entró en recesión, al registrar un retroceso de 0.1% en el tercer trimestre de 2021, el segundo con resultado negativo, impactado por la baja en la actividad agropecuaria, informó el instituto oficial de estadísticas (IBGE).

En el segundo trimestre, el PIB fue revisado a -0.4% (desde una caída de 0.1%) sobre los tres meses previos. La economía brasileña frenó en ese periodo la recuperación iniciada en el tercer trimestre de 2020 tras el desplome causado por la pandemia de coronavirus.

En relación al tercer trimestre de 2020, la mayor economía latinoamericana creció 4% entre julio y septiembre últimos, según los datos oficiales.

Entre enero y septiembre, el PIB se expandió 5.7% contra igual período del año pasado, según el instituto estadístico. "En el tercer trimestre, el PIB varió -0.1% frente al trimestre anterior. La actividad agropecuaria cayó 8.0%, la industria se mantuvo estable (0.0%) y los servicios subieron 1.1%", informó el IBGE en un comunicado.

El mercado estimaba un resultado entre 0.3% y -0.6% en el 3T, según el diario económico Valor. El avance en servicios refleja una mejora en la situación sanitaria en el país, donde más del 60% de la población está totalmente vacunada, apuntaron analistas. Aunque la nueva variante de coronavirus ómicron, con tres casos confirmados en Brasil, podría condicionar el desempeño económico hacia adelante.

La economía se vio afectada por la débil actividad agropecuaria debido al fin de la zafra de la soja, que se concentra en el primer semestre; y las caídas en los cultivos de café (-22.4%), algodón (-17.5%) y maíz (-16.0%), entre otros, con respecto a igual periodo de 2020.

"La caída es atribuible a la sequía, la crisis hídrica, porque hubo pérdidas de cosechas y la producción de granos cedió bastante", dijo Alex Agostini, de la consultora Austin Rating.

Para Fábio Astrauskas, economista y socio director de la consultora Siegen, el dato del tercer trimestre "no tuvo sorpresas y refuerza la tendencia de desaceleración de la economía desde mediados de junio".

"Los factores que frenan la retomada del crecimiento permanecen en escenario, como la alta inflación y la subida de tasas de interés junto al alto nivel de desempleo", indicó.

La inflación acumuló 10.67% en doce meses a octubre y 8,24% en lo que va del año. Y el desempleo continuó alto, en 12.6% en el período julio-septiembre. El resultado económico del tercer trimestre tuvo el impacto de la suba del dólar y del incierto panorama fiscal vinculado a la Propuesta de Enmienda Constitucional. La expectativa del consenso del mercado es de una expansión del 4.78% este año.