La conciliación es la apuesta que privilegiará la solución de conflictos laborales en el país y serán 45 días el tiempo que lleve dirimir el conflicto entre patrones y trabajadores al lograr acuerdos.

En un acto protocolario el gobierno federal dio el banderazo de salida a 8 entidades de la República para empezar operaciones con el nuevo modelo laboral, para lo cual establecieron los Centros de Conciliación y Registro Laboral, así como el inicio de los Tribunales Laborales, dependientes del Poder Judicial.

La apuesta es por la conciliación, y en un periodo de 45 días se pueden lograr acuerdos y solo aquellos que no puedan resolver sus diferencia, a través del diálogo, pasará a través de tribunales laborales con juicio de no más de 6 meses”, dijo Luisa María Alcalde Luján, secretaria de Trabajo y Previsión Social.

Agregó  que “hoy inicia un proceso histórico, después de años de espera y décadas de lucha. Vemos implementada la primera etapa del nuevo modelo laboral, un modelo, un modelo que rompe con paradigmas y vicios del pasado e inicia una transformación quizá la más importante en décadas, haciendo realidad la libertad, democracia y el acceso a la justicia en el mundo de trabajo”.

Los principales elementos de esta transformación son:

  • El proceso de conciliación queda en manos del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL) y los centros de conciliación de los estados.
  • Los tribunales laborales realizarán juicios orales, ágiles, modernos, expeditos y en presencia de un juez.

Además, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, así como las Juntas de Conciliación locales, de dichas entidades, cierran sus ventanillas, ya no recibirán nuevos casos y solo se dedicarán a terminar sus asuntos pendientes; se establece la democracia sindical como la vía para la aprobación de las principales decisiones de un sindicato; y se privilegia el voto personal, libre, directo y secreto de los trabajadores es el método para elegir directivas y aprobar contratos colectivos y sus revisiones.