China encabezó la proveeduría externa de partes automotrices en América del Norte durante 2018, de acuerdo con datos de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

En ese año, China exportó a la región autopartes por 35,071 millones de dólares, superando a Japón (22,542 millones), Alemania (16,148 millones) y Corea del Sur (12,114 millones).

Estos proveedores podrían verse afectados con las nuevas reglas de origen del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que exigen mayor valor de contenido regional (VCR) o, en algunos casos, obligan a que las piezas completas se produzcan en América del Norte. El VCR es un porcentaje que indica en qué medida una mercancía ha sido producida en la región local del productor. El origen de los componentes o materiales de la mercancía, la ubicación de la producción de ésta y otros factores influyen en dicho porcentaje.

Durante 25 años la industria automotriz de América del Norte trabajó con una regla: cumplir con 62.5% de VCR. Pero si se aprueba el T-MEC habrá cuatro reglas: un contenido regional que llegará hasta 75%; 70% del acero y el aluminio tendrán que ser de la región; 40% del costo del vehículo deberá provenir de un lugar de manufactura de 16 dólares por hora, y siete componentes principales del automóvil tienen que ser manufacturados en la región.

En particular, China exportó autopartes a Estados Unidos en el año pasado por valor de 24,196 millones de dólares; a México por 7,680 millones, y a Canadá por 3,195 millones.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, inició el 23 de mayo una investigación sobre si las importaciones de automóviles, camionetas, autopartes y camiones livianos representan una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos, lo que podría concluir en la fijación de aranceles globales de 25% a esos productos.

Si Estados Unidos decide aplicar esa tasa arancelaria, China, Japón, Alemania y Corea del Sur serían, en consecuencia, los países más afectados en lo que respecta a las autopartes. El Departamento de Comercio recibió más de 2,000 comentarios sobre la investigación de la Sección 232 y celebró una audiencia pública el 19 de julio del año pasado. Los sindicatos generalmente apoyan la investigación. La industria de vehículos motorizados de Estados Unidos ha expresado una fuerte oposición a las tarifas y tuvo una posición unida en la audiencia.

Aunque originalmente anunció planes para concluir la investigación en agosto, Ross declaró más tarde que el volumen y los detalles de los comentarios presentados impedirían a la administración tomar una decisión hasta después de las elecciones de noviembre de 2018. El ensamblaje de vehículos y la fabricación de piezas generan importantes oportunidades de empleo en casi todos los estados de Estados Unidos. El empleo no se ha recuperado totalmente desde la recesión de 2008-2009.

Finalmente, el ensamblaje de vehículos y la fabricación de piezas en Estados Unidos emplearon a 969,228 trabajadores en 2017, en comparación con 992,600 en 2007, según la Oficina de Estadísticas Laborales. Alrededor de 60% está en la fabricación de piezas y componentes.

Las cuatro nuevas reglas automotrices del T-MEC:

  • Un contenido regional que llegará hasta 75%, desde el nivel actual de 62.5%.
  • El 70% del acero y el aluminio de los automóviles de ensamble regional tendrá que ser de la región.
  • El 40% del costo del vehículo debe provenir de un lugar de manufactura de 16 dólares por hora.
  • Siete componentes principales del automóvil tienen que ser manufacturados en la región.

Sí hay preocupación por reglas más estrictas

AMLO no renegociará el T-MEC: subsecretaria de Comercio Exterior.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no renegociará el Acuerdo entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), afirmó Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio de Exterior.

“Lo tomas o lo dejas”, dijo De la Mora en una conferencia de prensa. “México no está considerando ninguna renegociación de nada. Esto es lo que tenemos y con lo que tendremos que aprender a vivir”.

De la Mora expuso que al igual que los legisladores demócratas estadounidenses, que tienen preocupaciones en materia laboral y sobre los productos farmacéuticos, el nuevo gobierno federal de México no está a favor de disposiciones del T-MEC, como las normas de origen automotrices. El T-MEC incrementará de 62.5 a 75% el valor de contenido regional para los autos comercializados en la región de América del Norte.

Además, al actual gobierno federal de México no le gustan las partes que crean “reglas muy estrictas que pueden terminar dificultando el cumplimiento de la industria”, expuso De la Mora.

Por otra parte, los demócratas han dicho que no pueden apoyar al T-MEC sin una aplicación más estricta de las disposiciones laborales y ambientales. En tanto, Estados Unidos y México pactaron garantizar 10 años de protección a los datos de medicamentos biológicos. (Roberto Morales)

[email protected]