El primer Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) de la actual administración, para el periodo 2019-2033, plantea la instalación de 18,880 megawatts únicamente por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) entre el 2019 y el 2025, lo que equivale a 27% de la capacidad actual del país, aunque la Secretaría de Hacienda considera involucrar a privados en la electrificación nacional, con planes de financiamiento que incluso se utilizaban antes de la reforma energética.

La Secretaría de Hacienda anunció recientemente que a más tardar en un mes presentará un proyecto de inversión en el sector energético que involucra la participación de la estatal eléctrica y el sector privado, aunque con instrumentos distintos a los que estableció la reforma energética, ya que se cancelaron todas las subastas de adquisición de mediano y largo plazos, así como la licitación para la construcción y operación de líneas de transmisión de alto voltaje.

Ello, gracias a que, según el gobierno federal, con la reforma energética la CFE perdió mercado y recursos económicos, pues se favoreció a privados. Al arrancar esta administración, argumentó también que la CFE fue dividida en seis filiales por la Comisión Reguladora de Energía, y una de las subsidiarias, Servicios Básicos de CFE, el año pasado tuvo pérdidas de 119,585 millones de pesos por las reglas de operación del mercado de energía.

Por lo pronto, en marzo pasado la Secretaría de Energía publicó para su consulta un acuerdo de modificación a los Términos de Estricta Separación Legal establecidos para la CFE en el 2016, en que la estatal se dividía en filiales para cada actividad y seis subsidiarias de generación, con lo que, de acuerdo con la sugerencia de la estatal, en cualquier momento se publicará en el DOF el ordenamiento de volver a una sola empresa de generación con prioridad para la transmisión de energía.

CFE: Generación eléctrica por tecnología

La Comisión Federal de Competencia Económica consideró que los cambios del acuerdo para modificar los términos de estricta Separación Legal de la Comisión Federal de Electricidad podrían poner en riesgo las condiciones de competencia y libre concurrencia en la industria eléctrica del país.

Planes para la CFE

Aun así, el primer documento indicativo de planeación para los siguientes 15 años, que la subsecretaría de Electricidad de la Secretaría de Energía tiene la obligación de actualizar cada año, presentó planes para la instalación de 2,914 megawatts mediante plantas renovables, principalmente fotovoltaicas, en el mismo lapso.

Este volumen equivale únicamente a 15% del aumento en la capacidad que se pretende llevar a cabo durante este sexenio mediante fósiles y cogeneración de la industria, y además será también promovido únicamente por la CFE sin participación de privados, según los planes. Dentro de los planes de la estatal eléctrica, su director general, Manuel Bartlett, aseguró que se contempla la posibilidad de recurrir financiamientos mediante Proyectos de Inversión de Infraestructura Productiva con Registro Diferido en el Gasto Público (Pidiregas), lo cual ha sido bien recibido por diversas instituciones crediticias.

Así, la CFE pretende llevar a cabo la licitación de cinco nuevas plantas de ciclo combinado a gas y vapor de agua de la estatal, mismas que buscará construir en los próximos tres años.

Diálogos por gasoductos detenidos

Tras la reforma energética, la actividad de comercialización de gas se convirtió en una fuente de ingresos para la estatal, gracias a su red de casi 8,000 millones de pies cúbicos diarios.

Sin embargo, la filial comercializadora de gas natural CFEnergía señaló al arranque de esta administración que había siete gasoductos detenidos y que representaron el año pasado pérdidas para la empresa por 5,000 millones de pesos y se estimó que este año llegarán a una erogación de 16,000 millones de pesos sin que la estatal reciba el hidrocarburo por parte de las contratistas IEnova, TransCanada, ATCO, Carso y Enagás.

El mayor de estos contratos, del proyecto de gasoducto marino de 800 kilómetros del sur de Texas a Tuxpan, con una inversión de 2,164 millones de dólares y una capacidad de 2,600 millones de pies cúbicos (la cuarta parte de la demanda nacional actual), fue inaugurado finalmente la primera semana de junio, pero el resto de los proyectos continúa en negociaciones.

Mantiene pérdida

A pesar de todas las obligaciones que se le han conferido, las finanzas de la estatal siguen deteriorándose y en el primer trimestre del año perdió 13,940 millones de pesos, profundizando en 22% la pérdida neta en contraste con los 11,405 millones de pesos que reportó en el mismo periodo del 2018.

Por sexto año consecutivo, la estatal eléctrica cerró el primer cuarto del año en situación de pérdida, a pesar de que en el primer trimestre incrementó 28% sus ingresos en comparación con el año anterior, que se ubicaron en 119,458 millones de pesos, debido a la venta de energía eléctrica, la venta de combustibles, principalmente gas natural a terceros, transporte y subsidios.

Los ingresos por venta de combustibles a terceros se incrementaron en 19% en un año, ubicándose en 11,577 millones de pesos, mientras que los obtenidos por el transporte de la energía aumentaron 47% para llegar a 234.9 millones de pesos en el primer trimestre de este año. No obstante, los costos de la estatal aumentaron en casi 10%, ubicándose en 119,458 millones de pesos, generando así la pérdida para la empresa.

[email protected]