El Gobierno español tiene previsto conceder 5,000 millones de euros (5,900 millones de dólares) en ayudas directas a las pequeñas y medianas empresas (pymes) y otros 1,000 millones de euros en inyecciones de capital como parte de su último paquete de ayudas frente al Covid-19, según una fuente gubernamental.

El presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, anunció el 24 de febrero un paquete de 11,000 millones de euros (13,029 millones de dólares) en ayudas a las pymes, especialmente orientadas al castigado sector de la hostelería, sin dar más detalles sobre cómo se desembolsará el dinero.

Los 5,000 millones de euros restantes de ese total vendrían en forma de reestructuraciones de los préstamos con aval del Estado contraídos por las empresas desde el inicio de la pandemia, dijo la fuente del Gobierno a Reuters.

Fuentes gubernamentales y financieras afirmaron la semana pasada que las quitas de deuda no serán obligatorias para los bancos y que se aplicarán a través de un "código de buenas prácticas" que suscribirán todas las entidades, lo que supone una suavización con respecto a la propuesta original, que chocó con la oposición del sector bancario.

Fuentes conocedoras del proceso de negociación aseguran que, aunque la intención es aprobar el paquete en la reunión semanal del Consejo de Ministros del martes, ésta podría retrasarse una semana más debido a la persistencia de discrepancias en el seno del Ejecutivo.

Unidos Podemos, el partido de izquierda que forma parte del gobierno de coalición de Sánchez, propuso que al menos 8,000 millones de euros (9,476 millones de dólares) del paquete de ayudas se destinen a subvenciones.

En días pasados, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, admitió que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) "no son suficientes" para superar la crisis del coronavirus, por lo que el Gobierno central ya trabaja en el desarrollo de ayudas directas.

Con unas cuentas públicas en situación delicada, y la deuda disparada a máximos históricos, el ejecutivo español priorizó hasta ahora ayudas indirectas como una línea de créditos avalados por el Estado para la que se desbloquearon 116,000 millones de euros.

Además, el Estado ha desembolsado desde el comienzo de la pandemia 40,000 millones de euros para financiar los salarios de los trabajadores en desempleo parcial o las ayudas a trabajadores autónomos.Asimismo, la administración central transfirió 24,000 millones de euros a los gobiernos regionales. (con información de Expansión/España)