Los negociadores de los tres países de América del Norte se reunirán este martes en la Ciudad de México para firmar los ajustes (adendas) al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), informaron fuentes consultadas por diversos medios, entre ellos Bloomberg y Politico.

Oficialmente, sin embargo, no se hizo ningún pronunciamiento oficial sobre si se firmarán los últimos cambios a ese acuerdo comercial.

El gobierno de México informó únicamente que al mediodía habrá un encuentro de los equipos negociadores de México, Estados Unidos y Canadá en el Palacio Nacional para dar a conocer los avances alcanzados en torno a la modernización del T-MEC.

A esa reunión trilateral asistirán el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer; el yerno del presidente Donald Trump y asesor principal, Jared Kushner; la vice primera ministra canadiense, Chrystia Freeland, y funcionarios mexicanos.

Por la mañana, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, adelantó el cierre de las negociaciones: “Consideramos que ya se definió en qué términos nosotros podemos ratificar el tratado. Ya se concluyeron las negociaciones”, puntualizó.

“Escuché que se han logrado muchos avances en las últimas 24 horas con los sindicatos y con otros”, comentó el presidente estadounidense, Donald Trump, a los periodistas el lunes. “Estoy escuchando cosas muy buenas. Estoy escuchando de los sindicatos y otros que se ve bien, y espero que lo sometan a votación”.

Sindicatos de EU ven avances

Más tarde, se dio otro pronunciamiento crucial para el proceso de ratificación del T-MEC. Richard Trumka, presidente de la AFL-CIO, la federación laboral más grande de Estados Unidos, afirmó que apoyará un acuerdo de compromiso sobre el nuevo acuerdo comercial.

Trumka dijo en un correo electrónico a The Washington Post el lunes por la mañana que había un acuerdo, y agregó que “los hemos presionado mucho y lo hemos hecho bastante bien”. Luego conversó con Trump antes de informar al respecto al comité ejecutivo de la AFL-CIO a las 2 de la tarde.

Con la negociación cerrada entre México y Estados Unidos, con el apoyo de la principal organización sindical estadounidense, sólo faltaba el apoyo de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para poner a votación el tratado.

Pero Pelosi indicó el lunes que no considerará el acuerdo final hasta que el Congreso redacte un proyecto de ley para implementar el acuerdo comercial. “Tenemos que ver nuestra legislación de implementación”, dijo.

Por su parte, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, destacó que la votación del T-MEC se está acercando más. “Estamos trabajando duro y esperamos que llegue pronto a la ratificación”, manifestó.

Después de un año de negociaciones, Estados Unidos, Canadá y México firmaron el T-MEC propuesto el 30 de noviembre del 2018. Durante las negociaciones, el gobierno de Trudeau acordó abrir parcialmente el mercado lácteo de Canadá e hizo algunas concesiones sobre los derechos de propiedad intelectual, entre otros cambios.

Aunque todos los partidos de la oposición atacaron partes del acuerdo o la destreza negociadora del gobierno, el T-MEC no fue un tema importante en la pasada campaña nacional canadiense. Dada la importancia de la relación comercial de América del Norte para Canadá, es probable que el gobierno obtenga suficiente apoyo para ratificar el acuerdo.

Republicanos, con esperanza.

Ofreciendo una perspectiva más, el presidente de Finanzas del Senado, Chuck Grassley (R-Iowa), señaló el lunes, después de conversar con Lighthizer, que “tiene la esperanza de que pronto se anuncie un acuerdo”.

Por último, la cadena CNBC informó que los demócratas del Congreso y la administración Trump estaban “cerca de un acuerdo tentativo” y que se podría realizar una votación antes del 18 de diciembre.

Compuesto por 34 capítulos y 12 cartas al margen, el T-MEC retiene la mayoría de los capítulos del TLCAN, realizando cambios notables en las disposiciones de acceso al mercado para automóviles y productos agrícolas, y en normas como la inversión, la contratación pública y los derechos de propiedad intelectual. También se abordan nuevos temas, como el comercio digital, las empresas estatales y la desalineación de las monedas nacionales.

La noticia del viaje se produce después de que los funcionarios de comercio de Estados Unidos pasaron los últimos días negociando cuestiones controversiales con México, los demócratas de la Cámara de Representantes y los funcionarios laborales para resolver los puntos finales de un compromiso aceptable para las tres partes.

¿Qué cambios contempla el T-MEC a través de adendas?

  • México acepta el endurecimiento de una regla de origen para incorporar productos de acero a autos y camiones (70% de contenido regional), un cambio que entraría en vigor siete años después del arranque del T-MEC.
  • México acepta el endurecimiento de una regla de origen para incorporar productos de aluminio a autos y camiones (70% de contenido regional), un cambio que entraría en vigor 10 años después del arranque del T-MEC.
  • México acordó agilizar el proceso de solución de controversias para llevar a un panel a una empresa que viole las disposiciones laborales del T-MEC.
  • Los demócratas lograron reforzar las disposiciones del T-MEC para evitar la capacidad de los países de bloquear el levantamiento de paneles de solución de controversias.
  • Se disminuyó o se eliminó el periodo de protección de datos de patentes de productos biotecnológicos.

[email protected]