En Palacio Nacional, a las 13:22 horas de este martes, se llevó a cabo la firma del Protocolo Modificatorio del T-MEC, acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijo que los pronósticos indicaban que este acuerdo no se firmaría por la cercanía del proceso electoral de Estados Unidos, “y sin embargo, aquí está. Hemos encontrado la manera de entendernos”, apuntó.

Por ello, el secretario Ebrard dijo al presidente Andrés Manuel López Obrador: “misión cumplida”.

El senador Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, celebró el acuerdo modificatorio del T-MEC.

Planteó como benéficos los cambios que se realizaron al acuerdo en materia laboral, medio ambiente; y la resolución para abordar dentro de 10 años las reglas para el comercio del aluminio y el acero.

Monreal indicó que en el Senado se trabajará en los acuerdos modificatorios para, eventualmente, aprobarlos en lo inmediato.

Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores y negociador de la delegación mexicana, dijo que los acuerdos modificatorios completan muy bien al T-MEC.

Explicó cómo funcionarán los paneles de diferencias entre los países. Aseguró que quienes participarán en ellos, no serán inspectores, sino expertos.

Seade explicó que será vía paneles como se corroborá el cumplimiento del T-MEC y no mediante inspectores laborales.

Destacó que se eliminan la protección a los medicamentos biogenéricos. Aseguró qué hay “cero” afectaciones para México.

Por su parte, el presidente López Obrador dijo que es un acuerdo comercial de grandes dimensiones, benéfico para los tres países, ya que impulsar su crecimiento económico. Mencionó que el T-MEC significa mayor inversión para los tres países. “Si hay inversión, si hay crecimiento, hay bienestar, hay paz y hay tranquilidad”, mencionó.

Consideró que hay beneficios para los trabajadores de las tres naciones. Mencionó que el acuerdo es respetuoso de las soberanías.

Apuntó que se fortalece la cooperación para el desarrollo y permite enfrentar de mejor manera problemas sociales como el fenómeno migratorio.

El Presidente agradeció las negociaciones que llevaron a cabo Jesús Seade; Robert Lighthizer y Chrystia Freeland. También manifestó su agradecimiento a los senadores mexicanos de todas las fuerzas políticas por actuar por encima de los intereses, y a los legisladores Demócratas y Republicanos de Estados Unidos, en particular de la congresista Nancy Pelosi. López Obrador también agradeció a empresarios y a dirigentes de sindicatos, cuyo acompañamiento —dijo— fue fundamental para realizar el protocolo modificatorio del T-MEC. También expresó agradecimiento al presidente Donald Trump y al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Por su parte, la viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland, dijo que es un tratado progresistas para fomentar los empleos y fortalecer la clases medias, porque conserva las cadenas de trabajo.

Resaltó que promueve la protección de trabajadores, las reglas de origen del sector automotriz, propiedad intelectual, medicamentos y medio ambiente.

Mencionó que también fomenta la competitividad global, y las modificaciones mejorarán el tratado.

Reconoció que fue una negociación ardua y difícil, pero “aprendimos” a trabajar juntos. Aseguró que el T-MEC y sus modificaciones son acuerdos políticos que siempre van a respaldar al pueblo.

“Ha sido todo un desafío. Hemos logrado los resultados anhelados. Jugamos como un equipo unido y hemos logrado un acuerdo para ganar-ganar. No es una hazaña menor en el mundo actual”, dijo la Ministra canadiense.

Robert Lighthizer, representante de Comercio de Estados Unidos, expresó en su discurso que traía “los mejores deseos” de Donald Trump “para usted y para Mexico”.

El negociador estadounidense dijo a López Obrador: “hemos seguido su carrera. Todo mundo en nuestra administración le está echando porras”.

Mencionó que la ratificación del T-MEC es un “tributo” para su gobierno y el pueblo mexicano. “Es un testamento para usted porque en medio de esta negociación estaba en campaña y tomó la mejor decisión de no involucrarse y cuando fue presidente electo seleccionó a Jesús Seade”, le planteó.

Robert Lighthizer calificó como “asombroso y sorprendente” la ratificación del acuerdo comercial.

“El TLC era desastroso y se necesitaba actualizar. El presidente (Donald Trump) siempre consideró que era un acuerdo desequilibrado”, planteó.

Sostuvo que el gobierno de Estados Unidos desea que México sea un país “más rico”, y con este acuerdo será más posible.

“Es un acuerdo que no tiene parangón. Este es un acuerdo que es bipartidista, demócratas y republicanos, es un milagro por así decirlo. Es un testamento del tiempo que durará”, refirió.

Luego de este evento, el presidente López Obrador ofreció en Palacio Nacional una comida para las delegaciones estadounidenses y canadienses que encabezan Jered Kushner y a la ministra Chrystia Freeland.

[email protected]