Durante marzo del 2021 el nivel de actividad industrial en México registró un alza de 0.7% respecto del mes previo, ligando un mes más a la tendencia de recuperación después de la crisis inédita durante los meses con paralización de operaciones por la Covid-19.

Las actividades industriales componen el sector que han logrado una recuperación más dinámica en relación con las actividades terciarias; de acuerdo con cifras del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) el Indicador Mensual de Actividad Industrial suma ya 10 meses con avances, aunque todavía se mantiene por debajo de los niveles registrados antes de la pandemia

En su comparación interanual, la actividad industrial rebotó 1.5% después de que en marzo del año pasado tocara sus registros más bajos históricos por el confinamiento decretado ante la llegada del virus

Al interior de la actividad industrial el sector que presenta mayor dinamismo es el de las industrias manufactureras. En marzo del 2021 creció 3.0% respecto del mes previo y su rebote interanual alcanzó un alza de 5.5 por ciento.

Esta situación es relevante para la economía mexicana debido a que las manufacturas componen uno de los sectores más importantes en la actividad económica y el comercio exterior, especialmente las manufacturas automotrices y electrónicas. 

Por su parte, la actividad en la industria eléctrica, de agua y gas registró un avance mensual de 4.9%, sin embargo sigue presentando números rojos en su comparación anual con una caída de 3.1 por ciento. 

Después de algunos meses con una recuperación modesta, la actividad industrial en el sector contrucción mostró un ligero retroceso, en marzo cayó 0.1% respecto del nivel registrado en febrero. 

La minería también mostró una contracción importante, en este mes se redujo su nivel de actividad un 3.1%; de acuerdo con las cifras procesadas por el Inegi esta baja se explica en gran parte por la pérdida de dinamismo en el sector de extracción y transformación de crudo, gas y otros metales. 

Aún con la tendencia modesta de recuperación, el sector de actividades secundarias continúa mostrando mejores resultados en relación con las actividades terciarias.