El 1 de julio entró en vigor la NOM-044 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), que establece los límites máximos permitidos que un motor a diésel puede emitir de gases como el monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, hidrocarburos no metano, entre otros, de vehículos con peso mayor a 3,857 kilogramos, por lo que sólo podrán importarse y fabricarse camiones pesados cuyas mecánicas cumplan con las normativas Euro V y EPA 07, o posteriores.

Ante esta modificación, el sector del autotransporte tiene el objetivo de reducir su impacto ambiental. Así lo expuso Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses Camiones y Tractocamiones (ANPACT): “creemos que invertir en el autotransporte es invertir en la población más vulnerable. En las ciudades más de 20% de los viajes de los estudiantes es en autobús, más de 40% de los viajes al trabajo es en autobús, y en general la contaminación es causante de enfermedades que presionan al sistema de seguridad social, por eso como industria automotriz queremos ser parte de la solución”.

Para que los motores funcionen en los límites se deben dar ciertas condiciones. Al respecto Carlos Acosta, gerente regional de la zona centro de Volvo Buses México, explica explica parte de los factores con los que se debe contar: “ocupas los motores a diesel y los filtros con los cuales reduces las emisiones para llegar al cumplimiento de Euro V y en nuestro caso Euro VI. En nuestro caso es por medio del filtro SCR o Reducción catalítica selectiva y ocupamos un catalizador de contaminantes por medio de la urea que es un líquido que los descompone poscombustión”.

Para el presidente de la ANPACT la utilización del combustible adecuado va más allá de cumplir con la ley: “la disponibilidad de los combustibles más limpios, en este caso diesel de ultra bajo azufre, si lo combinas con políticas de desarrollo de movilidad, son cruciales para reducir las emisiones. Para que podamos lograr este objetivo necesitamos que el diesel limpio llegue sin contaminarse. En algunos casos además necesitas de urea. Los beneficios de avanzar a las nuevas tecnologías los calculó la misma Semarnat, son de más de 2 billones de pesos en los próximos 20 años”.

Para el ejecutivo de Volvo Buses un combustible limpio es mandatorio para obtener el máximo rendimiento de los motores: “Para ocupar Euro VI exigimos que nuestros clientes puedan consumir combustible con un máximo de 15 partículas por millón (ppm). Por ejemplo, ahorita RTP está adquiriendo el combustible de hasta 8 ppm. Estamos por entregarles 70 autobuses Euro V, que es nuestra tecnología básica en emisiones contaminantes”.

Incremento en ventas

Para el cierre de este primer semestre las ventas de camiones y vehículos pesados muestran un repunte inusual. Para Elizalde es un efecto atribuible al cambio: “cada vez que hay un cambio normativo ambiental se generan algunas distorsiones en las cifras. Las cifras al mayoreo están tan elevadas porque son un efecto causado por la normativa ambiental ya que el transportista decide entre comprar la normativa actual o la nueva.

Al no existir un incentivo para adquirir la más nueva, no tenemos un esquema de renovación vehícular como existía ante la chatarrización, entonces muchos transportistas optaron por la tecnología vigente. Pero el incremento en el mercado es hacia la tecnología Euro IV EPA 4. Creo que, de acuerdo a nuestras proyecciones de inicio de año, terminaríamos en números negativos. El impacto en el menudeo tendrá un desfase de dos o tres meses más”.

[email protected]