En enero de 2018 los ingresos captados por el sector servicios, el principal motor de la actividad económica en México, se redujeron en 0.9% a tasa mensual, señalando la mayor caída para el sector en poco más de dos años.

La baja con la que inició el año también reveló la primera reducción en los ingresos del sector terciario para un mes de enero en cuatro años, según datos ajustados por efectos estacionales del Inegi.

La desaceleración en la actividad terciaria respondió a la caída en cinco de los nueve sectores de actividad que la componen, que se tradujo en un aumento anual de 1.5%, el más moderado en alrededor de trea años y medio.

Los servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes inmuebles fueron los que más retrocedieron. Respecto al mes de diciembre esta rama perdió 4.5% en ingresos, la mayor caída mes a mes desde septiembre de 2017.

El segmento de la información a través de medios masivos fue el segundo que más redujo sus ingresos en enero al caer 2.9%, con lo que acumula dos meses con variaciones en terreno negativo. Los servicios de apoyo a los negocios, los de transporte y correos, además de los servicios educativos, son los otros rubros del bloque que reportaron caídas en ingresos durante enero.

Los ingresos generados por los servicios profesionales aumentaron 16.8% en el inicio del año, señalando el repunte más alto desde enero del año pasado. Los servicios de esparcimiento y los de salud fueron los siguientes de mayor avance, mientras que los servicios turísticos permanecieron sin cambios respecto a diciembre.

Ante el descenso en ingresos del sector, el principal empleador del país, el personal ocupado en la prestación de servicios se redujo de forma marginal por segundo mes consecutivo. Aunque a tasa anual se mantuvo en expansión con un alza de 2.2 por ciento.

thamara.martinez@eleconomista.mx