La Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación se mantiene en espera de recibir un informe por parte del Órgano Interno de Control (OIC) de la ASF para plantear sus recomendaciones o incluso proponer sanciones relacionadas con posibles irregularidades en la auditoría sobre la cancelación del NAICM.

El diputado Mario Alberto Rodríguez Carrillo (MC), presidente de esta comisión de vigilancia dependiente de la Cámara de Diputados, señaló que luego de la polémica generada en torno al costo que ha tenido la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), que en un inicio se dijo que costaría cerca de 331,996 millones 517,600 pesos y no los 100,000 millones que estimaba el gobierno federal, tanto legisladores como el OIC de la ASF, han puesto en marcha una revisión específica al trabajo de la Unidad de Desempeño del mayor ente fiscalizador del país, donde, a su consideración, se originaron las inconsistencias.

Rodríguez Carrillo explicó que en estos momentos está en revisión e investigación todo aquel personal que tiene que ver con esta división de la Auditoría Superior, para luego, dijo, realizar una recomendación a David Colmenares Páramo, auditor superior de la Federación.

“El órgano Interno de Control podría directamente hacerle una recomendación al auditor (David Colmenares), incluso él puede dar sanciones si ve que algún criterio de probidad o desempeño de los propios auditores no fue el correcto. Según lo que haya encontrado puede hacerlo o incluso sancionar”, explicó el legislador.

El también economista, añadió que luego de que la Comisión de Vigilancia realizara una ronda de comparecencias a diversos funcionarios de la ASF por las estimaciones de la cancelación del NAICM, se ha ido identificando y orientado la investigación hacia el área de las auditorías de desempeño, “dónde está la responsabilidad, dónde se hizo la auditoría, y dónde se practicó la metodología”, incluso, subrayó el diputado de MC, “dónde se hizo la publicación de una carta que generó todo el ruido”.

Asimismo, para el diputado de MC el tema polémico sobre los costos del NAICM fue el haber realizado una auditoría de desempeño, lo cual, dijo, no debió ser, ya que este tipo de estudios no están programados para hacer cuantificaciones, es decir, “una de las recomendaciones que marcan las normas nacionales e internacionales es que no se cuantifican, sólo te da retroalimentación e ideas de mejora (...) es decir hace recomendaciones para el ente fiscalizable”.

Además de que no implica ningún asunto vinculante jurídicamente o sanciones. “No tiene ninguna vinculación jurídica, ni responsabilidad. Por tratarse de una auditoría de desempeño, ésta no causa ningún asunto vinculante y eso debió haberse dejado a la confronta con el ente (fiscalizado) y no a la discusión entre la autoridad y el gobierno de la República”, consideró  el Presidente de la Comisión de Vigilancia.

“Creo que se magnificó el asunto. Se utilizó mal la metodología en el área, pues no era el área correspondiente para cuantificar. Pero creo que ahora se corrió la auditoría con el entendido de que fuera en el área de cumplimiento financiero... que son a los que les toca (realizar está auditoría)”, abundó Rodríguez Carrillo.

maritza.perez@eleconomista.mx