Con el fin de evitar malas prácticas que desacrediten al Servicio de Administración Tributaria (SAT), la institución realiza cada dos años evaluaciones internas a los funcionarios públicos para detectar acciones irregulares.

En entrevista con El Economista, Aristóteles Núñez, jefe del SAT, explicó que desde hace tres años el fisco implementó diferentes procedimientos con los servidores públicos para, de manera interna, abonar al combate a la corrupción.

Dentro de estos procedimientos, aclaró, se realizan evaluaciones de confiabilidad, exámenes a las personas que tienen perfiles de alto riesgo, como aquellas que autorizan devoluciones de impuestos, que cobran créditos fiscales y los que trabajan en las aduanas o en el comercio exterior, principalmente.

A todos ellos, por el perfil de riesgo y la función que desempeñan, se les hacen evaluaciones en promedio cada dos años, en donde se incluyen exámenes de carácter socioeconómico , matizó.

También hay una campaña interna que busca hacer conciencia en los servidores públicos; amén de que hoy con la tecnología, la autoridad o las instancias revisoras los tienen bien fiscalizados internamente.

Dentro de las innovaciones tecnológicas con las que cuenta el SAT para vigilar a sus empleados, destacó que todos los actos de los servidores públicos están avalados por medio de la Firma Electrónica Avanzada, lo mismo que el ingreso a los sistemas institucionales.

Las bitácoras tecnológicas ayudan a contar con un panorama general para saber qué consultaron, cuándo, desde qué equipo y cuántos intentos tuvieron de acceso a las bases de datos, ello porque no tienen permiso de consultar todas las bases del SAT , dijo.

Por lo tanto, se empieza a moldear un modelo de riesgos que tiene que ver mucho con la persona, su antigüedad, desempeño y evaluación con el perfil del funcionario público, sus funciones y la operación tecnológica en la que participa.

Denuncian a un funcionario

Durante la charla, aludió al caso que en estos días salió a la luz una denuncia ante el Ministerio Público (MP) que realizó el fisco a un servidor público que presuntamente estaba involucrado en el delito de lavado de dinero.

Explicó que dentro del actuar del SAT se pueden presumir algunas conductas que pueden involucrar la obtención de recursos con origen de procedencia ilícita. El caso del funcionario ya denunciado se detectó, porque tuvo ingresos que no son justificados por su labor, su sueldo y salario .

Fue en ese momento, puntualizó, cuando el Servicio de Administración Tributaria ante una presunción puso a disposición del MP cierta información para que valore si hay elementos o no para presentar una querella.

Hasta el momento, ningún servidor público del SAT ha sido sentenciado por utilizar recursos de procedencia ilícita. Sobre el caso referido, aclaró que la persona ya no trabaja en el fisco, se dio de baja desde el 2015 , destacó.

En otro tema, Aristóteles Núñez admitió que hay una buena relación con los entes que están vinculados en la defensa de los intereses fiscales en el país: El SAT cada día mejora sus resultados en ir ganando juicios ante el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa con relación a prácticas de contribuyentes .

Las cifras hablan por sí mismas, ya que de alguna manera, el avance en los juicios ganados por el SAT ha provocado que los contribuyentes y los despachos especializados piensen dos veces antes de interponer un litigio.