WEF 2019, Foro Davos 2019

Davos, Sui. El riesgo de una crisis sistémica de deuda entre economías emergentes se ha reducido de forma considerable desde el 2008, consignó Credit Suisse Research Institute. La habilidad de las autoridades de este tipo de economías para dar servicio a la deuda, y la capacidad de respuesta a choques externos “sí han generado confianza entre los inversionistas”, resaltaron.

En el lanzamiento de su reporte bienal, dedicado este año a la deuda mundial, el economista principal del Grupo, Oliver Adler, acotó que el desafío de la deuda para este tipo de países está más vinculado a la tasa de crecimiento económico.

Economías con un bajo crecimiento suelen tener una limitada capacidad de endeudamiento. Algunos países asiáticos tienen déficits que rayarían en lo escandaloso para economías de América Latina, pero son economías dinámicas que logran expansiones altas y es este desempeño el que les da un amplio margen de maniobra fiscal.

En el reporte, comparan los episodios de desequilibrios en mercados emergentes de fines de los 90, cuando la crisis de los Tigres Asiáticos y de Brasil precipitaron una escalada de aversión al riesgo emergente que dejó expuestas las vulnerabilidades de otras economías de desarrollo similar, como México, Indonesia, Tailandia y Rusia, que sin tener una crisis en sí mismas se vieron afectadas por los efectos samba y vodka.

Comparan esta aversión que afectó a fines de los 90 los activos de emergentes, contra los episodios del año pasado, protagonizados por Argentina y Turquía. Más allá de la volatilidad provocada, retornaron los capitales hacia emergentes como México, que probaron tener menores vulnerabilidades.

Bases macroeconómicas sólidas

En el mismo informe, evidencian que la solidez de los mercados emergentes y la experiencia de las autoridades para enfrentar choques son importantes para esta menor vulnerabilidad.

Pero sostienen que no serían suficientes sin el esfuerzo que hicieron para fortalecer sus posiciones macroeconómicas y reducir su exposición a choques externos.

Este apoyo parece ser la clave para las economías de impacto sistémico como son Brasil o Rusia, acotaron.

Al mismo tiempo, destacan que la posesión de reservas internacionales genera confianza de que hay un respaldo para enfrentar un episodio negativo.

Corporativos, Alerta

Si el riesgo de una crisis de deuda emergente sistémica se ha reducido, la preocupación se centra entonces en la deuda de los corporativos.

Toman el caso de China, que por tener a un gran número de sus empresas no financieras documentadas como parte del sector público, el deterioro de sus cuentas impactará en las cuentas nacionales.

La regla de una economía dinámica tendría que volver a garantizar la tranquilidad sobre el estatus de la deuda corporativa china, consignaron. Pero aún así se requiere un desendeudamiento del sector privado, aumentar el ahorro de las familias y reducir las posibilidades de inversión de las empresas.

[email protected]