De enero a julio, el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) al carbono recaudó 7,871 millones de pesos, lo que significó un crecimiento real de 113.8% respecto al mismo periodo del 2016.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el IEPS al carbono representó 3.5% de la recaudación total del IEPS, que fue de 222,090.5 millones de pesos.

Este gravamen fue uno de los creados en la reforma fiscal del 2014, y, desde su entrada en vigor, es la primera vez que logra un crecimiento en su recaudación en los primeros siete meses del año; en el 2015, la recaudación cayó 18.4%, mientras que en el 2016 se redujo 22.2 por ciento.

Además, abril de este año ha sido el mes en donde el gravamen ha recaudado más desde su entrada en vigor, al obtener ingresos por 8,565 millones de pesos.

El crecimiento en la recaudación de este impuesto se da principalmente por el incremento en el consumo de gasolina y su progresividad en los precios, el alto consumo y precio generan un incremento en el IEPS correspondiente. Por otro lado, también el aumento en el consumo del diesel puede estar generando ese incremento temporal en la recaudación , indicó Manuel Toledo, socio de Impuestos Servicios Legales en Andersen Tax & Legal México.

Agregó que si bien México tiene un precio que va al alza progresivamente, los precios internacionales de referencia tendrán impacto para que la recaudación sea positiva o negativa, tomando en cuenta la disminución en los estímulos o apoyos que otorga el gobierno en estos combustibles.

Comentó que otro factor que ha ayudado a la recaudación es la atracción de inversión en el área energética a través de las rondas que el gobierno ha estado haciendo, ya que con éstas se han inscrito más inversionista, los cuales traen más dinero a México.

Por su parte, Herbert Bettinger, especialista fiscal, indicó que el aumento en la recaudación se da por la época, ya que va de la mano con la oferta y la demanda, algo que seguirá el resto del año y que ayudará a los ingresos tributarios.

De acuerdo con la Ley de Ingresos de la Federación de este año, el gobierno mexicano tenía previsto recaudar por este impuesto 7,405 millones de pesos, algo que ha quedado claramente rebasado.

Se está creando una conciencia fuerte en el empresario tanto mexicano como extranjero. El extranjero llega con su tecnología y la implementa para no contaminar, por lo cual México ya está empezando a adoptar esas tecnologías extranjeras, con las que buscar contaminar menos , indicó Manuel Toledo.

El impuesto a los combustibles fósiles, como también se le conoce, se creó en el 2014 con dos objetivos: el primero de ellos, reducir las emisiones bajo el principio de quien contamina paga , y el segundo, incrementar la recaudación del gobierno federal.

Este gravamen induce a la adopción de tecnologías más limpias en la producción de bienes y servicios y desincentiva las emisiones de gases de efecto invernadero que ocasionan el cambio climático , de acuerdo con la página del SAT.

Siempre que hay un nuevo impuesto se motiva en la necesidad y fin que se le dará a ese tributo; en este caso fue para reducir la emisión de contaminantes y para promover el uso de otras vías alternas de energía que no contaminen, sin embargo, no se ha logrado pues en la Ciudad de México y la zona metropolitana, en varias ocasiones, se disparan los contaminantes por el alto número de unidades que contaminan , aseveró Manuel Toledo.

A través de este impuesto se grava la actividad con una cuota específica por tipo de combustible; cuando los bienes están mezclados, la cuota se calcula conforme la cantidad que en la mezcla tenga de cada combustible.

[email protected]