Ante la excesiva reglamentación que debe cumplir el contribuyente, derivada de siete leyes federales con sus respetivos reglamentos de donde se desprenden 60 obligaciones básicas, quedaron muchos pendientes en materia de simplificación tributaria, de acuerdo con información del SAT.

Para cumplir con la infinidad de decretos y resoluciones administrativas que cambian periódicamente, se tenían detectados más de 500 trámites desintegrados y más de 300 variantes en periodicidades y excepciones que incluyen darse de alta o de baja, cambio de actividad, presentar, compensar, solicitar, pagar, registrar y actualizar, entre otras.

Mientras que el gobierno federal únicamente ofreció cinco medidas de simplificación tributaria con el fin de reducir hasta 40% el tiempo en trámites, que se traducirá en ahorros de hasta 15,000 millones de pesos anuales para las empresas.

Para lo que resta de la actual administración, falta fortalecer la relación electrónica con el contribuyente y más automatización en el cálculo y pago de impuestos.

Lo que falta

Entre los objetivos planteados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para 2010-2012 se ha propuesto el pago de impuestos con tarjeta de crédito y por celular, así como en tiendas de autoservicio, departamentales y de conveniencia.

A pesar de haber ampliado el plazo de vencimiento de la Firma Electrónica Avanzada de dos a cuatro años, existe el proyecto para convertirla en certificado digital único o bien lo que será la firma electrónica ciudadana.

También, que los comprobantes fiscales digitales se puedan emitir en línea y el registro de representantes legales.

Se tiene el proyecto para obtener un reporte de cumplimiento de obligaciones por Internet y que las solicitudes de devolución de impuestos sean vía web.

El plan es lograr un sistema de devoluciones homogéneo para evitar la discrecionalidad. Falta emitir una lista de productos de la banca que servirán de comprobante fiscal para no pedir factura y poder hacer deducciones.

No hay un ombudsman fiscal, ya que aún no se ha enviado al Senado la terna para nombrar al titular de la Procuraduría de Defensa del Contribuyente.

Los logros

El SAT ubica que un contribuyente tiene la obligación de inscribirse, informar, comprobar, registrar y pagar impuestos; mientras que en sus derechos sólo está el pedir devoluciones. El órgano recaudador de impuestos destaca que desde el 2001 se han dado avances en materia de simplificación para que los causantes puedan cumplir con sus obligaciones.

La inscripción ante el fisco, antes demoraba 15 días y era necesario acudir al SAT. Hoy es de 25 minutos por medios electrónicos.

El tiempo para informar era indeterminado y se tenía que acudir a las oficinas recaudadoras. Hoy el trámite es inmediato por Internet.

Para comprobar sucedía lo mismo. Los recibos sólo se podían obtener a través de un impresor autorizado y se necesitaba la cédula de identificación fiscal. Hoy todo es por Internet.

[email protected]

Valores