La Asociación de Emisoras de Vales (Aseval), propuso a la Comisión de Hacienda y Crédito Público incrementar la deducibilidad de monederos electrónicos de despensa a 100 por ciento.

Marco Martínez Vázquez, presidente ejecutivo de Aseval, aseguró que la implementación de esta medida no genera un impacto presupuestal al Estado ya que tiene un retorno que compensa lo que se deja de recaudar por el incremento en la deducibilidad al darse un mayor consumo.

“Buscamos incrementar de nueva cuenta las deducibilidades de las prestaciones de previsión social (monederos electrónicos de despensa) para que regresen a 100% (...) consideramos que esta propuesta combatiría la pobreza laboral, fortalece el poder adquisitivo de los trabajadores, incentiva el consumo de alimentos nutritivos y productos de primera necesidad, además de apoyar una mejor nutrición de los mexicanos", comentó a los diputados Marco Martínez.

Esta modificación fiscal, paralelamente, busca combatir la pobreza laboral al fortalecer el poder adquisitivo de los trabajadores.

Asimismo, existe una posibilidad mínima de que los beneficios sean captados exclusivamente por las empresas, situación que sí ocurre con otras prestaciones como el subsidio al empleo, reveló Aseval en un comunicado.

El presidente de la Aseval recordó a los legisladores que cerca de 9 millones de trabajadores cuentan con la prestación de vales de despensa. Esto es alrededor de 45% de los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social. Además, se sabe, que 80% de los que reciben la prestación perciben entre uno y cinco salarios mínimos.

Los efectos de la deducibilidad de la despensa es que se tendría ingresos adicionales para los trabajadores de 5,000 millones de pesos. La medida es progresiva y beneficia a los trabajadores de menores ingresos pues destinan cerca de 50% a alimentos”, comentó.

Esta propuesta de reforma al artículo 28 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR) revertiría lo aprobado en la reforma tributaria del 2014, bajo el gobierno federal de Enrique Peña Nieto.

“En la reforma fiscal del 2014, se redujo de 100 a 53% el porcentaje de deducibilidad de las prestaciones de previsión social en las que se incluyen los monederos electrónicos para despensa que reciben los trabajadores mensualmente y que es una de las prestaciones que más utilizan los trabajadores y sus familias”, comentó Martínez

Los vales hicieron frente a la pandemia

De acuerdo con la Asevale, los vales de despensa son de las prestaciones laborales más apreciadas por parte de los trabajadores y de sus familias.

En la crisis económica y sanitaria, producida por la pandemia de coronavirus, las familias canjearon sus vales por artículos de primera necesidad.

La asociación expresó que la modificación al artículo 28 (fracción 30) de la LISR ayudará a mejorar la nutrición de los mexicanos ya que incentiva el consumo de alimentos más nutritivos.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) y otros organismos empresariales han dado el aval a esta propuesta de reforma al artículo 28 de la LISR.

La Ley de Ayuda Alimentaria para los Trabajadores tiene como objetivos el garantizar el derecho humano a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, entregar ayuda alimentaria a trabajadores mediante diversas modalidades y otorgar incentivos fiscales a empleadores, aseguró Asevale.

santiago.renteria@eleconomista.mx