Los vales de despensa forman parte de los beneficios que algunas empresas brindan a sus empleados, con esta prestación buscan apoyar a la economía familiar de los trabajadores, al tiempo que aumentan su ingreso mensual a través de esta compensación.

En los últimos años, el uso de este tipo de beneficio se ha diversificado, los consumidores ya no están limitados a destinarlos sólo a la compra de artículos de primera necesidad; ahora pueden adquirir otros insumos que antes no eran considerados dentro de este rubro. 

Contemplar este tipo de prestación como parte de los ingresos totales permitirá planificar compras de algunos productos y bienes, tanto en tiendas físicas como en línea. Adicional a esto, esta compensación otorgada por las empresas también puede servir como una especie de cuenta de ahorro, en donde los recursos otorgados pueden reservarse para posteriormente adquirir bienes de más valor, muebles o electrodomésticos para el bienestar de la familia.

Este tipo de prestación tiene como objetivo mejorar el bienestar y la calidad de vida de las familias, por lo que va más allá de la compra de productos de la canasta básica, aseguró Francisco Brunet, director de la Unidad de Negocio de Beneficio para Empleados en Edenred México.

Aunque estos vales están relacionados con la compra de artículos de primera necesidad, la realidad es que se pueden usar en diferentes establecimientos como farmacias, tiendas departamentales, para hacer mejoras en el hogar, e incluso para comprar por internet. 

Debido a que se busca mejorar el bienestar de los usuarios, esto ha logrado más apertura e incluso, se puede destinar para la compra de un electrodoméstico o un dispositivo móvil que se requiera para el hogar o incluso solo para entretenimiento, destacó Charles Chamouton, director de Producto de Up Sí Vale.

“Los usuarios han comprendido que no sólo se trata de usarlos en el supermercado, que puede ir a una tienda departamental, de artículos deportivos, entre muchos otros establecimientos a canjearlos”, afirmó.

Inclúyalos en su presupuesto

Para aprovechar al máximo esta prestación, los expertos coincidieron en que es una buena idea incluirlos como parte de su presupuesto mensual o quincenal para saber en qué utilizarlos o gastarlos estratégicamente.

“Es un ingreso adicional que tienen los empleados y que se puede maximizar. Es una buena estrategia integrarlo en el presupuesto porque es dinero que se puede usar para el pago de muchos productos. Se puede hacer una buena estrategia de planeación usando este monedero para un fin particular”, opinó Brunet. 

A su vez, el directivo de Up Sí Vale enfatizó la importancia de considerar esa prestación como parte del ingreso total que uno tiene en el hogar y no como dinero adicional; además de otorgar un mayor poder de compra al adquirir productos de más valor, también pueden ser de mucha utilidad en caso de una emergencia y evitar así el uso de dinero en efectivo o tarjetas de crédito.

Como el saldo de este tipo de vales es acumulable y en algunas situaciones no caduca, estos recursos se pueden utilizar como una especie de “cuenta de ahorro” para adquirir productos de más valor.

“Ese dinero se puede ahorrar. Muchos usuarios usan su tarjeta de despensa como una cuenta de ahorro y ahorran los recursos depositados, hemos tenido casos de trabajadores que ahorran durante todo el año esos fondos y con esos activos compran los regalos navideños para su familia. Es una gran idea ahorrarlo y usar esos activos de esa manera”, afirmó el director de Edenred.

Úselos para comprar por Internet

Gracias a que esta prestación se ha modernizado, ahora los vales no solamente se entregan en forma de talonario: muchas empresas entregan este beneficio a través de una tarjeta física o de monederos electrónicos.

Para el directivo de Up Sí Vale, esto significa una ventaja para los consumidores, ya que no se quedan limitados en compras en establecimientos físicos, ahora también pueden comprar lo que necesiten a través del e-commerce.

“La cantidad de establecimientos en los que se puede usar ha crecido. Ahora también se pueden utilizar en comercios electrónicos, incluso mucha gente ya los usa para pedir comida por plataformas. Opera como cualquier tarjeta”, comentó.

montserrat.galvan@eleconomista.mx