Contar con un plan personal para lograr un retiro digno además de ser una herramienta indispensable que le ayudará a construir un mejor futuro, también le otorga beneficios fiscales que puede aprovechar para ahorrar más en el largo plazo.

La Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR) establece que las personas pueden deducir en su declaración anual los recursos que depositen en la subcuenta de ahorro complementario para el retiro, sus aportaciones voluntarias a la Afore o planes de pensiones para el retiro

Planes

De acuerdo con la empresa Coru, en la legislación se consideran planes personales de retiro aquellas cuentas o canales de inversión que se establecen con la finalidad de recibir y administrar recursos destinados de manera exclusiva para que el titular los utilice cuando cumpla 65 años o en los casos de invalidez o incapacidad para realizar un trabajo remunerado.

Asimismo, se explica que estos planes de retiro -como el seguro para el retiro, plan personal de retiro, entre otros instrumentos- tienen que ser administrados por instituciones de seguros, de crédito, casas de bolsa, administradoras de fondos para el retiro (afore) o sociedades operadoras de fondos de inversión con autorización para operar en México y deben de contar con autorización del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

“Para deducir impuestos en las aportaciones voluntarias es necesario que los recursos se mantengan en la cuenta Afore hasta cumplir los 65 años de edad. Existen algunas excepciones en las que se puede disponer del dinero, como en caso de invalidez o incapacidad para trabajar”, señalan.

De acuerdo con el Artículo 151 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, el monto de la deducción será de hasta el 10% de los ingresos del contribuyente en el año, sin que dichas aportaciones excedan el equivalente a cinco salarios mínimos al año”.

Cabe señalar que los beneficios fiscales que obtienes al hacer tus aportaciones voluntarias, es necesario que tomes en cuenta que el límite deducible cambia cada año y se actualiza de acuerdo a las variaciones del salario mínimo.

El ahorro voluntario en la afore es la cantidad adicional que una persona destina a su cuenta individual para aumentar el monto de su pensión o para una inversión futura. 

Estas aportaciones pueden generar, a largo plazo, altos rendimientos y se pueden hacer a través de domiciliación electrónica, depósito en establecimientos, depósito en sucursal de afore, descuentos vía nómina o por medio de las aplicaciones app, transfer y Afore Móvil

“El futuro es incierto para gran parte de las personas económicamente activas. Por lo tanto, los expertos pronostican que los fondos en las Afores, sobre todo de aquellas personas que empezaron a cotizar después de 1997, no serán suficientes para un retiro digno.”, enfatiza la empresa financiera.

“Por lo que para aspirar a tener un retiro digno y una vejez sin preocupaciones financieras es importante comenzar a ahorrar desde ahora, además de explorar productos financieros que puedan hacer crecer nuestro dinero”.

alba.servin@eleconomista.mx