La aprobación del tope de la deducción que pueden hacer las personas físicas a los donativos que realizan pondrá en riesgo a las diferentes organizaciones que reciben estos recursos, indicaron diversas organizaciones.

Con la reforma al artículo 151 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR), el gobierno federal busca que el límite de las deducciones por realizar donativos ya no sea de 7%, sino que los donativos se incluyan en el límite global las deducciones que es de 15 por ciento.

Cabe recordar que una persona física puede deducir lo que resulte menor entre 15% de sus ingresos o 163,000 pesos en un año, pero la donaciones estaban por separado. Ante ello, el poder Ejecutivo pone a los contribuyentes en una confrontación fiscal, ya que ahora deberán elegir entre deducir sus gastos personales o el fomento de los donativos.

Dentro del límite global se encuentran los pagos de colegiaturas, los pagos al dentista, por servicios profesionales en materia de psicología y nutrición, así como los gastos hospitalarios y estudios clínicos. Además de gastos funerarios.

De acuerdo con el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), con Ricardo Bucio al frente, aunque en el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) se detectan alrededor de 65,000 organizaciones de la sociedad civil (OSC), sólo 9,500 están autorizadas como donatarias por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y, por lo tanto, son las que se verían afectadas con la modificación contenida en la Miscelánea Fiscal.

Estas organizaciones, explicó recientemente Bucio en videoconferencia, podrían dejar de percibir alrededor de 8,000 millones de pesos provenientes de donativos, los cuales son usados para realizar, principalmente, actividades asistenciales.

Ricardo Bucio destacó que por cada peso que se deduce de impuestos, las organizaciones producen 8.5 pesos a favor de la sociedad al ofrecerles diferentes servicios que, a su vez, atienden diversas necesidades de la población.

“La reforma a la Ley del ISR debilitaría la acción de las OSC y las consecuencias más graves serán para las y los participantes de las organizaciones, quienes se benefician de ellas para superar sus problemáticas”, señaló la agencia de desarrollo Fondo para la Paz.

Recordó que a través de estas organizaciones se atiende a grupos prioritarios y vulnerables, responsabilidades que son del Estado mexicano.

“Las personas en los sectores más marginados de la sociedad y de las comunidades rurales son las que más participan en las acciones de las OSC. El impacto directo de la disminución de las donaciones sería para estas personas que viven en condiciones de pobreza o marginación. Están en riesgo los proyectos de desarrollo de alimentación y de fortalecimiento de capacidades, así como de servicios médicos, rehabilitación y acompañamiento a víctimas de violencia, por poner ejemplos”.

Discusión acalorada

Desde el martes pasado, que empezó la discusión de las reservas a la Miscelánea Fiscal, el tema de las donatarias fue lo que más se criticó por partidos como el PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano e, incluso, se presentaron reservas para echar para atrás la modificación, de las cuales ninguna fue aprobada.

“Es un negocio más que usaban sin piedad para poder valerse de los recursos y se les está cortando, como se les va a ir cortando todo (...) Definitivamente han estado llenos de hipocresía y caen hasta en la maldad. Yo vengo aquí a decirles por qué la propuesta no causa afectación alguna a las donatarias. Los donativos seguirán siendo deducibles, señores. ¿Cuál es el problema si siguen siendo deducibles? Sólo se ajustará el límite de deducción de los donativos otorgados por personas físicas”, aseveró la diputada Paola Tenorio, de Morena.

valores@eleconomista.mx