Hasta ahora, el gobierno de Estados Unidos es el que ha pagado el mayor costo por el rescate de su sistema financiero, al sumar el equivalente a unos 25 puntos del PIB, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Muy cerca de este precio, se encuentra el que ha facturado el gobierno de Gran Bretaña, con cargo también al contribuyente, que hasta ahora roza los 24 puntos del Producto, según el mismo Fondo.

Ambos costos son ligeramente inferiores al que cargó el gobierno mexicano sobre los causantes del país, tras la crisis de 1981, de 27 puntos del PIB y casi han duplicado el que financiaron los contribuyentes de México tras la crisis de 1995, que quedó registrado en 14 puntos del Producto.

De acuerdo con la investigación titulada Banking Crisis: The Good, the Bad and the Ugly , el gasto millonario y sin precedentes de los gobiernos industrializados acortó la duración de la crisis mundial del 2008, aunque comprometió la estabilidad financiera del sector público y rasuró su potencial de crecimiento económico y de generación de empleo.

Tal como lo explica Hung Q. Tran, economista en el Instituto de Financieros Internacionales (IIF, por su sigla en inglés), la crisis mundial ha socavado además la capacidad de generación de riqueza de las economías desarrolladas, lo que limita su potencial para reponer empleos perdidos.

Este costo secundario de la crisis ha provocado hasta ahora una pérdida acumulada del PIB de 27 puntos entre los países industrializados, tal como lo explica el FMI en su investigación.

Endeudados

Según los investigadores Luc Leaven y Fabián Valencia, los gobiernos de los países industrializados del G-20 facturaron unos 9.6 billones de dólares con cargo al contribuyente, para estabilizar sus economías tras la crisis del 2008.

Los países desarrollados del G-20, es decir Australia, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Corea, Reino Unido y Estados Unidos, movilizaron en conjunto recursos por más de 25% de su PIB, para mitigar el deterioro de sus sistemas financieros.

Los investigadores indican que a partir del 2008 y hasta el 2015, las cuentas públicas de estos países continuarán sumando pasivos del rescate financiero.

[email protected]

Valores