Para el próximo año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) propone crear 14 programas nuevos, eliminar cinco y dividir un programa presupuestario, con lo que quedaría un total de 875 programas, es decir, 1.2% más de los que se registraron en este año que son 865.

De acuerdo con la Estructura Programática del 2018, en los ramos administrativos -las dependencias del gobierno federal- pasarán de 575 a 583 programas, es decir se crearán ocho nuevos programas en este rubro.

Por ejemplo, en la Secretaría de Hacienda se crearán dos programas relacionados con el diseño, aplicación y fomento de las Zonas Económicas Especiales.

Se hará un cambio de denominación al programa Administración de los Fondos y Valores Federales por el de Administración de los Recursos y Valores Federales.

En la Secretaría de Educación Pública (SEP) se creará otro programa de Operaciones Ajenas, con la finalidad de que diversas entidades del sector se encuentren en condiciones de reportar sus operaciones ajenas dentro de dicho programa.

Además, siete programas que se ubicaban dentro de la SEP, como Conservación del Patrimonio Cultural, Servicios Cinematográficos, Protección de los Derechos Tutelados y Educación y Cultura Indígenas serán resectorizados a la Secretaría de Cultura.

En la Secretaría de Marina se creará un programa para la administración y operación de capitanías y asuntos marítimos, mientras que, en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano se creará un programa de Operaciones Ajenas.

En la Procuraduría General de la República se creará un programa para solucionar y promover las controversias en materia penal federal mediante la aplicación de mecanismos alternativos. Por último, en la Secretaría de Cultura se creará un programa de operaciones ajenas.

Para este año, el gobierno federal contó con un presupuesto de 4.8 billones de pesos, de los cuales 51.3% se destinó a desarrollo social, 19.9% a desarrollo económico, 6.34% a gobierno y 22.3% a otros, indica el Portal de Transparencia Presupuestaria.

Caja negra, con nuevo fondo

En la estructura programática del Ramo 23 de Provisiones Salariales y Económicas, mejor conocida como la caja negra del presupuesto, habrá un nuevo fondo llamado de la transición. Se eliminarán el programa de Financiamiento Financiero y el de Ingresos Excedentes.

En el caso de los ramos autónomos, se creará el Programa Nacional de Prevención de Tortura, con lo que en total este rubro contará con 63 programas presupuestarios.

En las empresas productivas del Estado se crearán dos nuevos programas y se eliminarán dos para registrar un total de 50 programas sociales.

Uno de los programas que se crearán se enfocará en los servicios de perforación, terminación, reparación, así como actividades y servicios relacionados a pozos, en el caso de Petróleos Mexicanos.

En la Comisión Federal de Electricidad se tendrá un programa relacionado con los servicios de infraestructura aplicable a telecomunicaciones.

Presupuesto base cero, en debate

Para algunos analistas, el presupuesto base cero (PBC) quedó en el olvido, pues la aplicación metodológica no se llevó a cabo. Consideran que sólo se realizaron recortes al gasto en dependencias, pero realmente no se hizo una reingeniería del gasto.

Lo único que hizo la SHCP fue recortes al presupuesto, pero no se hizo una reestructura de fondo, en donde se modificaran los parámetros de operación de los programas sociales y el gasto de las dependencias , expuso en su momento Alfredo Elizondo, coordinador del Programa de Iniciativas Estratégicas de GESOC y coordinador del Colectivo por un Presupuesto Sostenible.

Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica Presupuestaria, comentó que en el 2016, cuando se tuvo este esquema, no se vio un cambio significativo; en el 2017 se observaron reducciones importantes en el gasto que se destina a educación, salud e infraestructura, pero sólo fue eso, puros recortes y nada de reingeniería del gasto .

Para el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, el PBC no quedó en el olvido, ya que fue el eje central para establecer la meta de bajar el déficit de 4.6 a 2.5% del PIB para el próximo año.

[email protected]