Paulina Gómez Robles / el economista

Una tarea pendiente que tiene el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para el 2016 es integrar a más unidades económicas a la formalidad por medio del Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), por lo que se buscarán más alianzas con las dependencias en busca de brindar más beneficios.

El RIF es un esquema fiscal que suplió al Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos) que estuvo vigente en el país durante 15 años. Éste se implementó con la reforma hacendaria aprobada en el 2013; analistas concuerdan en que poco a poco ha dado resultados pero (...) aún falta mucho que hacer.

A dos años de su puesta en marcha, la base de contribuyentes que integran el RIF está conformada por 4.4 millones de unidades económicas; datos del SAT precisan que se generó una recaudación de 23,839 millones de pesos de enero a septiembre del 2015, lo que representa un incremento de 111% respecto del año anterior.

Gran parte de esta recaudación es de los estímulos fiscales, que se brindaron a los causantes para incentivar su entrada a la formalidad. El administrador general de Planeación en el fisco, Adrián Guarneros, informó que la recaudación efectiva para el cierre del 2015 es de 2,893 millones de pesos, derivada del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

El esfuerzo es buscar a más que se incorporen, que gocen de los beneficios de dicho régimen, y en el 2016 lo seguiremos haciendo. Para nosotros es crucial seguir escuchando a los contribuyentes y aprendiendo qué podemos perfeccionar de este esfuerzo , argumentó.

Por su parte, Patricia Delgado Medellín, administradora central de Promoción a la Formalidad en el SAT, consideró que el potencial del RIF es de 13 millones de unidades económicas, que de acuerdo con el Inegi se encuentran en la informalidad.

El régimen es una forma en la que las personas que venden productos o prestan servicio como negocios pequeños y micronegocios pueden ser formales ante el SAT, y deben informar al gobierno sobre sus ingresos y gastos y pagar sus impuestos.

La mecánica consiste en que durante el primer año no pagarán el Impuesto Sobre la Renta. Y cada año, hasta que pasen 10 desde que se inscribieron, irá incrementando 10% el porcentaje de impuesto a pagar hasta cubrir 100 por ciento.

El objetivo es simplificar y promover la formalidad de las personas físicas que realizan actividades empresariales. Con ello, se busca generar mayor productividad en el país e impulsar la sostenibilidad del crecimiento económico , declaró el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas.

Nuevas alianzas

El funcionario adelantó que, el siguiente año, el Servicio de Administración Tributaria, junto con el gobierno federal, trabajarán de la mano con otras instituciones para simplificar aún más los procesos de inscripción a la formalidad.

Además de que se buscará la inscripción de otros beneficios a la estrategia Crezcamos Juntos, que cuenta con el apoyo del IMSS y del Infonavit para brindar facilidades a los contribuyentes; incluso en la Miscelánea Fiscal del 2016 se establece que se trabajará directamente con las instituciones bancarias para otorgar más créditos a las pequeñas y medianas empresas (pymes) que se integren a la formalidad, para que inviertan en su negocio y se generen más empleos en el país.

Delgado Medellín adelantó que el fisco trabaja de la mano con Nacional Financiera (Nafin) para determinar y diseñar un programa de créditos a las pymes, donde los empresarios que desean ser sujetos a un crédito podrán obtenerlo directo con la banca de desarrollo.

A partir de enero del 2016, Nafin cuenta con 120 días para diseñar el plan de financiamiento a las pymes; se estima que en abril estará listo y se podrá dar a conocer el programa crediticio. Los interesados tendrán que estar al corriente con el cumplimiento de sus obligaciones fiscales , concluyó.

[email protected]