El último Informe Sobre la Estabilidad Financiera Mundial del Fondo Monetario Internacional (FMI) detalla las crisis: la caída de los precios de las acciones, el aumento de los diferenciales de riesgo de los préstamos y la caída de los precios del petróleo.

En el informe, el FMI refirió que las crisis revelan fragilidad y que “ésta no es la excepción”. Entre otras cosas, el coronavirus reveló fragilidades en el sistema financiero. “Esto no es algo que sorprenda”, sentenció.

Agregó que las presiones sobre el financiamiento de las economías emergentes han sido muy fuertes, por lo que la magnitud del ajuste financiero refleja el tamaño del choque económico.

Desde la crisis financiera mundial en el 2008, el endeudamiento ha ido en aumento, destacó el FMI. En particular, el endeudamiento de las empresas no financieras aumentó 13% entre septiembre del 2008 y diciembre del 2019, en relación con la producción mundial. El de los gobiernos, que asumieron gran parte de la carga posterior a la crisis financiera, aumentó en 30 por ciento.

Al mismo tiempo, la jefa del FMI, Kristalina Georgieva, abogó a favor de que la recuperación económica tras la crisis por el coronavirus sea de una forma respetuosa con el medio ambiente, en un discurso durante una conferencia virtual sobre el clima.

“Si queremos que esta recuperación sea sostenible, si nuestro mundo debe transformarse para ser más resiliente, entonces tenemos que hacer todo lo que podamos para promover una recuperación verde”, mencionó Georgieva.

El foro del Diálogo del Clima de Petersberg, que muestra el camino para la Conferencia Mundial sobre el Clima, fue organizado de forma virtual ante la pandemia del Covid-19, que ha dejado al menos 217,439 muertos en todo el mundo.

“En otras palabras, tomar medidas ahora para luchar contra la crisis climática no es algo solamente deseable, es algo que debe hacerse si queremos dejarle un mundo mejor a nuestros hijos”, puntualizó.

Para Georgieva la clave está en usar las ayudas públicas de forma inteligente.

La jefa del organismo financiero expresó que si el gobierno ayuda a empresas que hacen uso intensivo de combustibles fósiles, debería incluirse una cláusula para comprometerlas a reducir sus emisiones de carbono.

Otra receta que dio es recurrir a las finanzas verdes, como los bonos verdes, que promocionan actividades sustentables.

La directora del Fondo Monetario Internacional también insistió que es necesario encontrar mejores formas de medir el precio de los riesgos climáticos.

“Un nuevo análisis del FMI muestra que en los últimos 50 años los desastres relacionados con el clima sólo han tenido un efecto moderado en los mercados de valores”, indicó.

Según ella, está claro que “muchos inversionistas todavía deben hacer frente a la nueva realidad climática”.

La dirigente del FMI dijo además que las medidas contra el cambio climático sólo tendrán éxito si los países las toman en conjunto y no de forma individual.

“En la misma medida en que los países vulnerables necesitan apoyo para luchar contra la pandemia, los países en desarrollo necesitan ayuda para reducir las emisiones de carbono y, lo que es más importante, para adaptarse a las consecuencias del cambio climático”, finalizó.

¿Qué es un bono verde?

• Es una herramienta mediante la cual se obtienen recursos cuyo uso es exclusivamente para financiar o refinanciar, parcial o totalmente, proyectos que sean parte de los siguientes sectores elegibles.

En México, los bonos verdes se dividen en siete categorías:

1) Energía renovable

2) Construcción sustentable

3) Eficiencia energética

4) Transporte limpio

5) Agua

6) Manejo de residuos

7) Agricultura

Fuente: BMV