Los ministros de Economía y Finanzas de la UE (Eurogrupo) se reunirán mañana en Bruselas a las seis de la tarde con la intención de dar el visto bueno definitivo al segundo rescate de Grecia.

La convocatoria, cursada hoy por el presidente del Eurogrupo y primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, indica que Bruselas espera de manera inminente un acuerdo en Atenas sobre el ajuste exigido para recibir el nuevo rescate. Si el visto bueno se confirma, Grecia podrá recibir otros 130,000 millones de euros en préstamos internacionales.

A cambio deberá aceptar, entre otras medidas, un recorte del salario mínimo (uno de los más elevados de la UE) y de las pensiones complementarios, así como cumplir el calendario de reducción de número de funcionarios pactado en el rescate anterior.

En la capital griega continúan las negociaciones sobre los recortes entre los tres partidos de la coalición gubernamental presidida por Lucas Papademos. Conservadores, socialistas y extrema derecha temen el impacto de unas medidas muy impopulares a solo unas semanas de una posible convocatoria de elecciones generales. Pero Atenas necesita la ayuda internacional de la troika (CE, BCE y FMI) para poder cerrar la reestructuración de su deuda negociada en los últimos meses con la banca internacional.

La reestructuración, que supondrá una quita del 50% para algunos acreedores internacionales, podría reducir en 100,000 millones de euros una deuda pública que supone el 150% del PIB griego. Aún así, la financiación de Atenas seguirá dependiendo del resto de socios de la zona euro y del Fondo Monetario Internacional. Los analistas sospechan que Grecia tardará años en poder mantenerse por sí misma y no descartan que pueda tener que abandonar la zona euro.

El país heleno ya ha absorbido 76,000 millones de euros en préstamos internacionales pero su situación económica no ha hecho más que empeorar como consecuencia, en gran parte, de los ajustes exigidos. Durante los dos años de intervención se han sucedido las huelgas generales (ayer fue la última) y los sondeos de opinión muestran un incremento de la popularidad de los movimientos de extrema derecha e izquierda.

En alianza informativa con CincoDías.com

RDS