El Banco de México registró el ritmo más rápido de acumulación de activos internacionales desde el 2015, al completar un ahorro de 10,591 millones de dólares al corte del 17 de julio.

Estos ahorros se han conseguido gracias al cambio en la valuación de activos internacionales, es decir el movimiento que resulta de la apreciación cambiaria de la moneda nacional respecto de las distintas divisas que integran a la reserva internacional.

Con esta acumulación, la Reserva Internacional del Banco de México se ubicó en 191,468 millones de dólares, que es el mayor escudo anti choques externos que ha conseguido el banco central en un lustro. Un saldo que se encuentra cerca del histórico alcanzado en enero del 2015, de 196,010 millones de dólares.

Apenas la semana pasada, en comparecencia ante la Comisión de Hacienda y Crédito Público, el Gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, explicó a legisladores, la acumulación de activos en lo que va de este año, se ha originado en ventas de dólares de Pemex y el Gobierno federal al Banco de México. Ambas, por un valor de 9,344 millones de dólares, que representan 88.2% de total del ahorro acumulado.

En el detalle de la información divulgada por Banxico, se observa que Pemex ha vendido en lo que va del año, 2,719 millones de dólares al instituto central que se han registrado como entrada en el activo internacional.

Es decir, la venta de dólares de la petrolera a Banxico ha aportado 25.6% de la fuerte acumulación de activos internacionales, entre el 31 de diciembre al 17 de julio.

Mientras el gobierno federal ha contribuido vendiendo al banco central 6,625 millones de dólares en el mismo periodo. Dólares que como explicó el banquero central, pueden estar vinculados a la colocación de deuda externa por parte de ambos emisores, o bien, a la venta de crudo.

Protección contra choques adversos

De acuerdo con el vicepresidente y senior portfolio Manager en la empresa de inversión global Franklin Templeton, Luis Gonzali, los activos internacionales de México y la Línea de Crédito Flexible (LCF) que tiene abierta el país en el Fondo Monetario Internacional (FMI) son una protección contra choques adversos.

Para dar una idea de la relevancia de estos escudos, dice que solo las reservas internacionales alcanzan para cubrir 1.5 veces la salida que se ha presentado de capitales extranjeros.

Consignó que al agregar al saldo de la reserva, los 61,000 millones de dólares de la LCF abierta y disponible en el FMI para México se cuenta con liquidez por 252,468 millones de dólares.

Como se recordará, la LCF abierta con el FMI tiene vigencia hasta noviembre del año 2021.

Activos no son patrimonio

El banquero central explicó a legisladores de la citada Comisión, en particular del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que le cuestionaron, que la reserva internacional no es un patrimonio guardado por Banxico.

El activo se genera cuando Pemex o el gobierno federal le venden dólares al banco central, por colocación de deuda externa o venta de crudo. Pero la operación es a cambio de pesos que se deben esterilizar para dejar sin efecto la inyección monetaria, advirtió.

Estos activos los ha pagado el banco central con pesos. Destacó que junto con la Secretaría de Hacienda, en la Comisión de Cambios, determinaron que las reservas internacionales “representan una posición de liquidez para apuntalar y dar beneficios de percepción del soberano y de otros emisores en particular”, finalizó.

[email protected]