El presidente Andrés Manuel López Obrador confió que en abril el gobierno recibirá el remanente de operación del Banco de México, que afirmó será utilizado para el pago de deuda.

“Por derecho nos corresponde, por ley nos corresponde y ese dinero nos va a ayudar a fortalecer (las finanzas públicas). Ese dinero no se puede utilizar para cualquier cosa. Tiene que ser para pago de deuda pero nos ayuda mucho para amortizarla y le corresponde a Hacienda”, afirmó.

Durante su conferencia matutina, cuando habló sobre el “apoyo financiero del sector público que recibirán Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para el presupuesto de las dos empresas”. Dijo que “ya están haciendo cuentas en el Banco de México” sobre el tamaño de la transferencia. Aunque reconoció que aún no tienen una estimación del monto a recibir.

El Jefe de Investigación para América Latina de Barclays, Marco Oviedo, estimó que el banco central realizará una transferencia de 100,000 millones de pesos del remanente de operación.

Estimó que la Junta de Gobierno dejará alrededor de 90,000 millones de pesos en el banco central para compensar los costos de manejo de reservas y las pérdidas de ejercicios anteriores.

El estratega argumentó que al contar con el saldo de reservas internacionales y una depreciación de 5.8% del tipo de cambio, se anticipa que el Banxico tuvo una ganancia por valuación de activos aproximada a 195,000 millones de pesos.

Menos de un punto del PIB

El director del Centro de Análisis e Investigación Económica (CAIE) del ITAM, Felipe Meza, explicó aparte que el remanente será fuente de recursos extraordinarios, pero acotó que será más pequeño de lo esperado.

Cuando la depreciación llevó al dólar a cotizar hasta en 25 pesos por unidad, había cálculos de un remanente de 500,000 millones de pesos. Pero al cierre del 2020, el peso se fortaleció y compensó de algún modo la depreciación del primer trimestre. 

“No he hecho un cálculo propio, pero tomando los de instituciones financieras que ya han divulgado sus proyecciones, podemos decir que si la transferencia fuera de 100,000 millones de pesos, sería equivalente a 0.4 del PIB y no es tan grande para las finanzas públicas”.

El precedente más cercano en que Banco de México generó una ganancia que le permitió reconstituir sus reservas y transferir un excedente al gobierno federal conforme a la Ley, fue en 2017, por 321,653 millones de pesos.

La utilidad fue generada en el ejercicio fiscal 2016, cuando el tipo de cambio se depreció 20 por ciento.

La Ley del Banco de México detalla que “se entregará el importe íntegro del remanente de operación a más tardar el mes de abril del ejercicio inmediato siguiente al que corresponde el remanente y siempre y cuando no implique la reducción de reservas provenientes de la revaluación de activos”.

Marco Oviedo detalló que “Cuánto se transferirá (al gobierno) dependerá de la Junta de Gobierno de Banco de México y de las condiciones de capital que quieran dejar al banco. En ejercicios anteriores, cuando han reportado utilidad suficiente para transferir un remanente, han dejado entre 50 y 60% (de la utilidad) en el banco”.

ymorales@eleconomista.com.mx