El presidente Andrés Manuel López Obrador contradijo nuevamente, a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), al descartar la contratación de deuda nueva en caso de que hubiera un rebrote de Covid-19 en el país.

“Descarto esa opción, esa posibilidad. Tenemos finanzas públicas sanas, no va a haber deuda adicional”, dijo el mandatario en su conferencia matutina, al ser cuestionado sobre las declaraciones que la víspera hizo el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio.

López Obrador agregó que la apreciación del peso y la reactivación económica ayudarán a bajar el nivel de la deuda pública, la cual se disparó en meses pasados por la crisis actual.

“Llevamos siete semanas con el peso apreciándose, entonces esto también influye en la disminución del monto de deuda. Entonces, no veo ningún riesgo, no se advierte y toco madera, que vaya a haber un rebrote en la pandemia y también toco madera porque no creo que se presente un rebrote económico, es decir, crisis económica”, indicó en Palacio Nacional.

El lunes, el subsecretario explicó que el gobierno decidió no contratar deuda en la primera ola de contagios porque no quedaba claro cómo ésta podría incentivar a una población que se encontraba confinada, sin salir a comprar y con una economía digital naciente, además de la incertidumbre sobre la trayectoria de la pandemia.

“Hace días hubo información de rebrotes, no tantas muertes, pero sí rebrotes (...) esto sigue manteniendo un alto nivel de incertidumbre porque no queda claro de qué pasaría si hubiera un segundo rebrote, si deberíamos tener otro gran confinamiento o parcial pero esto, nos queda claro, va a tener un impacto muy fuerte sobre la actividad”, agregó Yorio.

En este sentido, indicó que Hacienda decidió “guardar la carta del endeudamiento como una segunda línea de defensa” en caso de un rebrote en el país, en donde se deban tomar acciones más agresivas en cuanto a temas económicos.

En el primer semestre del año, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) —la medida más amplia de la deuda- se ubicó en 12.07 billones de pesos, lo que representó un incremento de 14% respecto al mismo periodo del 2019 y  52.1% del Producto Interno Bruto (PIB).

Impulso para reactivación

Analistas consultados refirieron que si bien no endeudar al país es algo positivo, la crisis actual que se vive necesita de medidas extraordinarias, en donde la contratación de nueva deuda para aminorar el impacto económico es viable.

“Si se quiere tener todo lo que se contemplaba en el presupuesto, proyectos de infraestructura actuales más la recuperación de la economía, esto se tendría que complementar con un incremento del gasto público y de la deuda. Este incremento no sería algo extraordinario o malo, sobre todo pensando que en el resto del mundo se está haciendo de manera similar, y este mayor gasto sería una política fiscal contracíclica, que se traduce en políticas temporales para poder encender la chispa del crecimiento económico”, indicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CiBanco, explicó que, incluso, si se utiliza deuda nueva en gasto productivo se ayudaría a que la caída del PIB fuera menor y, a su vez, el endeudamiento como porcentaje del PIB se mantuviera o presentara un incremento menor.

“No es tan grave cuando (un país) se endeuda y la economía crece, porque así se mantiene la relación entre deuda y PIB. Si se incrementa la actividad, se puede mantener constante esta relación, y así se puede tener margen para endeudarse más”, indicó por su parte Mario Di Costanzo, asesor financiero.

Deuda cerraría el sexenio en 52.8% del PIB.

De acuerdo con lo expuesto por el gobierno en los Criterios Generales de Política Económica para el 2021, el gobierno de López Obrador cerraría el sexenio con una deuda equivalente a 52.8% del PIB.

De esta manera, el SHRFSP se incrementaría en 7.9 puntos porcentuales respecto al cierre del sexenio de Enrique Peña Nieto, cuando la deuda representaba 44.9 por ciento.

Otros desmentidos

• En marzo del 2019, cuando Arturo Herrera aún era subsecretario de Hacienda, dijo al Financial Times que la construcción de la refinería Dos Bocas sería pospuesta hasta nuevo aviso. Al día siguiente, AMLO lo desmintió. “No, estamos muy bien y se va a construir la refinería”.

• En abril del 2019, Herrera comentó que la posibilidad de regresar la Tenencia dejaría al erario ingresos adicionales entre 100,000 y 120,000 millones de pesos. Al día siguiente, el presidente lo descartó.

• En julio del año pasado, AMLO desmintió un informe de Hacienda sobre un subejercicio de 174,000 millones de pesos; aseguró que tenía “otros datos”, y que para él significaban ahorros.

• En octubre del 2019, Herrera declaró que se debe tener un consenso para aumentar la edad de retiro. AMLO sostuvo que mientras él sea el jefe del Ejecutivo no habrá ninguna propuesta al respecto.

• En julio de este año, Herrera comentó que el uso del cubrebocas era un elemento importantes para reactivar la economía. El presidente dijo que  “Si fuese el cubrebocas una opción para la reactivación de la economía pues me lo pongo de inmediato”.

ana.martinez@eleconomista.mx