La presencia de aficionados en las tribunas de los estadios está en la bitácora deportiva de Mazatlán y todo Sinaloa, al menos hasta enero de 2021. Hay oferta deportiva con la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), la Liga MX y los planes  de que la Serie del Caribe se juegue en el Estadio Teodoro Mariscal, los boletos están a la venta en Boletomóvil, aún hay lugares disponibles y alcanzan un precio de hasta 28,000 pesos.

Sobre todo, Sinaloa se compromete con el turismo deportivo y desde julio de este año con el beisbol del pacífico. La fortaleza radica que en su territorio tiene a cuatro de los 10 equipos que jugarán esta temporada y que permitirán un aforo del 30 al 50% de capacidad.

Tomateros de Culiacán, Algodoneros de Guasave, Venados de Mazatlán y Cañeros de Los Mochis tienen permiso para abrir puertas. El gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, señaló desde septiembre que se permitiría la entrada a los estadios, con restricciones de cupo.

“Estaremos muy vigilantes, muy atentos pues para que no se rompan los protocolos. Tenemos que cuidar mucho la colaboración y la participación de la gente, porque también sabemos que es una terapia muy importante, después de todo el encierro, es fundamental la participación y distracción”, dijo en una gira por los Mochis.

El gobernador confirmó algo que el presidente de la LMP, Omar Canizales dio por hecho desde julio, respecto a los porcentajes permitidos de aforo en los estadios.

“Estamos trabajando escenarios  de porcentajes de ocupación en los estadios en función del tipo semáforo que tenga el Estado”.

Con el estandarte de modernidad e innovación que presume el Estado en su infraestructura deportiva, la pandemia no cambió los objetivos de posicionamiento.

De acuerdo a datos proporcionados por el gobernador, el estado recientemente realizó una inversión de 700 millones de pesos, de los cuales 300 millones corrieron a cargo del gobierno estatal y 400 millones más los facilitó la Secretaría de Hacienda para la construcción de un nuevo estadio (el Kraken) que tiene una ubicación enlazada con el aeropuerto y la zona turística de Mazatlán. Este 2020 por fin habían conseguido futbol de primera división en Sinaloa y así completar un año de calendario deportivo y no quedarse sólo con cuatro meses de beisbol.

Mientras el equipo de futbol trabaja en su primer año de posicionamiento comercial. La Liga Mexicana del Pacífico reafirmó la continuidad de su contrato multianual con Sky (que tiene los derechos de transmisión) y en lo comercial entre la búsqueda de patrocinios (que en la campaña 2019-20, la liga tuvo 11) llegó la alianza con la marca ARCO que pertenece a Marathon Petroleum Corporation, una empresa de refinación, comercialización y logística de hidrocarburos, considerada la más grande en los Estados Unidos.

El Economista charló con Leonardo Girón es el Director de Marketing para México de MPC sobre el atractivo que representa la LMP en su esquema de patrocinios deportivos. Una liga con potencial de audiencia de 30 millones de personas.

—¿Qué estudios de mercado hizo Arco para decidir dar naming right a la LMP?

"Es una inversión a cinco años con opción de seguir adelante si se cumplen las metas de las negociaciones. Hay muchas variables, tenemos agencias que nos apoyan con esto. La propuesta de valor de este tipo de inversiones tiene sentido para nosotros como marca. La liga realmente cubre la región donde estamos y cubre las áreas donde estaremos. Fue una negociación de ocho meses".

—¿Qué estadísticas revelan que el seguidor de la Liga es consumidor de Arco?

"No hay una estadística específica que pueda corroborar eso, pero sí hay indicadores que dicen de la presencia en Sonora, Sinaloa, Baja California (norte y sur) y próximamente estaremos en Jalisco. Arco siempre ha estado ligado a la comunidad beisbolera, inclusive, las grandes ligas, era una evolución natural para nosotros tomar una alianza estratégica".

—¿Cómo será la relación con cada equipo?

"La alianza es amplia con la temporada regular, la serie del Caribe, habrá presencia en el inventario, en los jerseys de todos los equipos, en los umpires, en TV, eso sin quitar que cada equipo tiene sus propios patrocinadores. Tanto Arco como la liga tenemos acceso cruzado a los logos".

—¿Cómo el poco aforo en los estadios afectará en los impactos de marca de Arco?

"Estamos en tiempos diferentes. Tomamos una posición a largo plazo, la misma que hemos tenido desde que entramos a México en Tijuana. Entendemos que hay limitantes con estadios que ya dieron su permiso estatal de tener cierta capacidad. La transmisión de los juegos por Sky dará un acceso a hogares mayor y eso compensa un poco la falta de fans. Creemos que la alianza con la liga dará una exposición a la marca mayor que la asistencia al estadio, que solo ayuda a familiarizar a los fans con la marca, pero la cobertura de los partidos tendrá la marca una posición significativa, que ya estamos en el noroeste".

—¿Por qué apostar por una liga con alcance regional?

"En el mapeo de dónde estamos como marca, las operaciones, el beisbol en el pacífico es un mano a mano de la forma en que hemos crecido.

Llegamos con Xolos de Tijuana, Bravos de Juárez. Hace un año con Naranjeros y Tomateros. La Liga es regional, pero es la más importante del país, la asistencia está casi al mismo nivel que algunos estadios de futbol y no se diga si lo comparas con la otra liga de beisbol. Es regional en expansión porque tiene a Guadalajara, Monterrey. Pareciera que es regional pero su cobertura llega al país. De acuerdo a Nielsen la LMP es la tercera más importante del mundo".

marisol.rojas@eleconomista.mx