El portero brasileño Julio César dijo este viernes en Johannesburgo, antes de su segundo partido del Mundial, el domingo contra Costa de Marfil, que antes de premios individuales quiere ganar el trofeo, que sostendría "una hora y media" al ser una experiencia "única".

Durante una rueda de prensa en el club de golf Randpark, en Randburgo, aledaño al hotel brasileño, el portero destacó que su mente no está en el reconocimiento de mejor jugador, sino en el "premio colectivo".

"Para el jugador, la distinción individual es una cosa maravillosa, que hace muy bien para su ego. Pero la cosa más importante es ganar la Copa del Mundo, un premio colectivo, ese sí queda para el resto de nuestras vidas. Creo que ganar una Copa del mundo es un experiencia única", dijo.

Aunque reconoció que esos premios individuales son el "galardón máximo en la carrera de un jugador", enfatizó que "lo que quiero realmente es ganar la Copa del Mundo, alzar ese trofeo".

"Hasta ya le pregunté a Lucio (defensa y capitán, campeón en 2002) como es el trofeo si es pesado o no, también a Gilberto Silva. Lucio me dijo que no podía sostenerlo ni cinco minutos porque pesa mucho. Pero ya le dije que si lo gano voy a querer quedarme media hora, una hora o una hora y media con el trofeo en la mano", señaló sonriendo.

"Eso es lo que me pongo hoy en la cabeza. Después, las cosas individuales que se vengan sumando serán un reconocimiento a mi trabajo hecho en colectivo", aseguró Julio César, uno de los mejores porteros del mundo tras ganar este año con el Inter la Serie A, la Copa de Italia y la Liga de Campeones.