El comité de los Juegos Olímpicos de Tokio podría buscar más donaciones de vacunas para que el reprogramado evento sea lo más seguro posible, dijo el presidente ejecutivo tras la reunión de la junta el martes, al tiempo que enfatizó que no se habló de más retrasos.

Los Juegos Olímpicos ya fueron pospuestos un año en medio de preocupaciones mundiales por cómo mantener seguros a los voluntarios, deportistas, funcionarios y al público japonés cuando comiencen el 23 de julio, después de una cuarta ola de infecciones.

El presidente ejecutivo de Tokio 2020, Toshiro Muto, negó rotundamente que se hablara de una cancelación o un mayor aplazamiento en la reunión de la junta ejecutiva. "No se habló de eso en absoluto", dijo a la prensa.

En cambio, habló de la posibilidad de buscar más vacunas y agregó que "hay una discusión en curso sobre si deberíamos vacunar al personal relacionado con los Juegos Olímpicos de manera más amplia".

La mayoría de los japoneses se opone a la celebración de los Juegos, según las encuestas, y un importante virólogo y asesor del gobierno japonés fue citado el martes diciendo que era imposible celebrar el evento sin riesgos.

Hiroshi Oshitani, profesor de la Universidad de Tohoku, fue uno de los artífices de la estrategia japonesa contra la pandemia basada en tres pilares: evitar los espacios cerrados, las multitudes y las situaciones de contacto estrecho.

"Es cien por cien imposible celebrar unos Juegos Olímpicos con riesgo cero (...) de propagación de la infección en Japón y también en otros países después", dijo Oshitani, según el diario London Times. "Hay países que no tienen muchos casos, y otros que no tienen ninguna variante. No debemos hacer de los Juegos (una ocasión) para propagar el virus a estos países", añadió, señalando que la mayoría de los países carece de vacunas.

Los medios que lleguen desde el extranjero para cubrir los Juegos serán monitoreados para asegurarse de que no abandonen áreas prerregistradas como hoteles y sedes deportivas, dijo la presidenta de Tokio 2020, Seiko Hashimoto. También indicó que se espera que el personal relacionado con los Juegos Olímpicos empiece a vacunarse a mediados de junio.

"Todavía estamos en una situación muy difícil, pero hemos visto una disminución gradual de las infecciones en Tokio, y rezo para que la pandemia se controle lo más rápido posible", dijo Hashimoto al comienzo de la reunión de la junta.

Japón se ha librado de los brotes explosivos observados en otros lugares, pero ha registrado más de 760,000 casos y más de 13,600 muertes. Tokio y otras regiones están bajo un estado de emergencia mientras la nación lucha contra una cuarta ola que está complicando a los hospitales.