Insatisfacción y descontento social son parte de la atmósfera en Valencia para el Gran Prix (GP) de Europa. La octava cita de la temporada 2012 de la F1 también es abofeteada por la inercia e incertidumbre económica del país que la acoge.

Medios de comunicación, políticos y sociedad civil observan con desconfianza y hasta desagrado los diversos beneficios que les puede dejar la carrera en circuito callejero, lo que se agudiza con medidas de recorte que los organizadores han efectuado. Tal como lo evidencia la reducción en su aforo, al pasar de 120,000 asistentes en el 2008 a sólo 45,000 para este año.

Se contempla que las localidades se agoten, puesto que a comienzos de esta semana se tenían 42,000 boletos vendidos (67%, para extranjeros procedentes de otros países del continente), pero el monto de ganancias en taquilla es incierto debido a la variedad de precios en boletos para cada día (desde 25 a 390 euros) y abonos que van de viernes a domingo (120 a 450 euros). A su vez, El País asegura que el aforo máximo sería para 29,000 personas.

Pero el interés de los aficionados locales y de la nación ha mermado, su explicación está en la crisis que padece el país, además de la proximidad con el GP de España hace menos de dos meses, según lo concibe el sitio F1 Actual.

GP DE EUROPA CUESTA ?MUCHO AL ERARIO

En otro frente, un grupo de valencianos y del Movimiento 15-M manifestaron su desaprobación con el GP hace un par de días a través de una carta enviada a Fernando Alonso. Mencionan que por la fecha se derrochan alrededor de 200 millones de euros, lo que, en parte, tiene a la comunidad como la segunda más endeudada del país.

Aún con el cúmulo de dificultades económicas, en voz de Alberto Fabra, presidente de la Generalidad Valenciana, el Grand Prix of Europe ha dejado 108 millones de euros en réditos y ha creado 1,357 empleos.

En tanto, la cifra que Bernie Ecclestone percibe por llevar el GP a la costa de la Península Ibérica es de 20 millones de euros. Justa que deberá alternarse cada año con Cataluña debido a la saturación de fechas en España por lo que, de refrendar el convenio, Valencia tendría F1 en el 2014, el 2016 y el 2018.

[email protected]