Sésamo, antes Plaza Sésamo, presentó una serie en YouTube Kids llamada Pequeñas Aventureras. Una serie que busca fomentar el gusto por las ciencias y las matemáticas en niñas y niños entre 3 y 6 años de edad, a través de contenido multimedia, juegos interactivos y actividades lúdicas que rompan con los estereotipos en las ciencias con un enfoque de género.

El objetivo es enriquecer la experiencia de aprendizaje en niños y niñas en edad preescolar. Trabajamos para despertar su creatividad. Los niños en edad preescolar tienen una curiosidad por el mundo que los rodea. La idea es aprovechar esa curiosidad y acercarlos a las ciencias y matemáticas a través de algo divertido , dijo Brenda Campos, directora de Sésamo México.

La brecha de género que ha impedido que haya más mujeres involucradas en las ciencias. Las barreras para las niñas inician desde edades muy tempranas, ya sea en casa o en la escuela, generalmente por los estereotipos asignados a las ciencias o matemáticas. En el mundo sólo 28% de las personas dedicadas a la investigación son mujeres (32% en México), según la Unesco.

El acceso a la educación y a las herramientas digitales es la mejor arma para cerrar la brecha de género en el área científica, por lo que un programa de capacitación distribuido en plataformas digitales con personajes populares como Lola o Susana la Gusana , de Sésamo, sirven como inspiración para romper las etiquetas impuestas al involucramiento de las mujeres en las ciencias, creando la fórmula perfecta entre contenido, alcance y difusión.

La estrategia de Sésamo incluye un equipo multidisciplinario integrado por organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), fundaciones, pedagogos, expertos en ciencias e instituciones públicas como la SEP Puebla que ayudarán en la capacitación presencial de niños, padres y educadores en México. Además de 9 episodios de la serie Pequeñas Aventureras, donde las niñas podrán ver de una forma divertida experimentos científicos protagonizados por un personaje femenino, historias de mujeres que han triunfado en la ciencia a nivel mundial, además de juegos y materiales multimedia.

Los episodios mismos son un medio de referencia de la presencia de las niñas y niños en estas áreas. Tenemos anuncios de televisión con ingenieras de la NASA y científicas mexicanas con el objetivo de generar una conexión con estas mujeres para servir de inspiración a las niñas y abrir los ojos de los padres para que digan: mi hija puede llegar a ser eso , dijo Campos.

Un problema que identificó al iniciar el proyecto Pequeñas Aventureras fue que los adultos promueven algunos estereotipos para las ciencias entre los niños en edad preescolar como la idea de que las matemáticas son difíciles y aburridas o el concepto de un científico loco, que aunque a esa edad los niños no tengan una percepción negativa sobre las ciencias, con los años se refuerza con información mediática donde es más importante ser guapa que inteligente.

Hay niñas que tienen la idea de una científica loca y despeinada que no les atrae porque ellas quieren usar moños y ser bonitas, pero [la ciencia y la belleza] pueden coexistir, una cosa no elimina a la otra. Son estereotipos que queremos romper. Presentar que puedes ser curiosa, indagar y trabajar al lado de los niños , dijo Brenda Campos.

La brecha de género se alimenta de etiquetas y estereotipos contra los que instituciones públicas y privadas luchan todos los días con el objetivo de romper el cielo de cristal para que niñas y niños tengan las mismas oportunidades de educación o realización personal y profesional.

En los últimos veinte años el número de mujeres que estudian carreras científicas en México se ha multiplicado casi 11 veces y aun así las solicitudes de becas para postgrado, puestos de trabajo o membresías del Sistema Nacional de Investigadores (SIN) no supera 30% del total. Aunque cada vez hay más mujeres involucradas en las ciencias, entre 2000 y 2005 en ese país se otorgaron sólo 42 patentes a mujeres y 671 a hombres, según BID

[email protected]

Twitter: @pegatinaa