La esperanza de acabar con la pandemia recibió un nuevo impulso este martes, después de que el centro de investigación Gamaleya de Moscú anunciara que su vacuna contra el Covid-19, Sputnik V, tiene una eficacia del 95 por ciento

Se trata de resultados preliminares obtenidos con voluntarios, 42 días después de la inyección de la primera dosis, según un comunicado conjunto de ese instituto y las autoridades rusas.

No especificaron, sin embargo, el número de casos utilizados para alcanzar ese 95 por ciento.

Varias vacunas contra Covid-19 se han probado en ensayos clínicos o se encuentran en esa etapa.

La farmacéutica AstraZeneca y la universidad de Oxford anunciaron el lunes una vacuna con una efectividad media del 70% después de probarla en 23,000 personas.

Días antes, otras dos vacunas, desarrolladas en Estados Unidos y Alemania por Pfizer/BioNTech y Moderna, anunciaron una eficacia de más de 90 por ciento.

A diferencia de estas tres vacunas, con la rusa hay dudas sobre las pruebas clínicas realizadas, y algunos científicos expresaron su inquietud, advirtiendo que quemar etapas demasiado rápido podría ser peligroso.

Las esperanzas puestas en las vacunas de covid-19 dieron un respiro a los ciudadanos cansados del virus en todo el mundo.

La Sputnik V,  que se administra en dos inyecciones, tendrá un costo inferior a 20 dólares por persona y Moscú quiere producir más de 1,000 millones de dosis para 2021,  indicó la fuente.

El mundo a la espera

El mundo está sumido en una pandemia sin precedentes que ha hundido la economía y ha infectado a unos 59.5 millones de personas, con más de 1.4 millones de muertos.

En Bruselas, la Unión Europea anunció que firmará el miércoles un contrato con el laboratorio Moderna para asegurarse 160 millones de dosis de su vacuna contra el Covid-19.

Durante su discurso, el presidente francés Emmanuel Macron se mostró optimista sobre la posibilidad de obtener las primeras vacunas a finales de diciembre o principios de enero.

El gobierno de España, uno de los países más golpeados por la pandemia, anunció también que la vacunación podría empezar en enero y que el personal de las residencias de ancianos será prioritario, al igual que los trabajadores sanitarios.

En México,  el canciller Marcelo Ebrard dijo que podría recibir en diciembre las primeras dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech, si los procesos para su aprobación se cumplen en los plazos previstos.

Pero, aunque las vacunas salgan pronto al mercado, cualquier regreso a la normalidad parece aún lejano.