Faltan unas semanas para que se lleve a cabo el First Global Challenge 2018, el Mundial de Robótica en el que se reunirán equipos de jóvenes de más de 175 países de todo el mundo en la Ciudad de México. Los nueve jóvenes que representarán al país en este torneo han tenido que aprender a trabajar en equipo, a desarrollar sus habilidades STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) en conjunto y a competir contra sí mismos, que es lo más importante para el inventor Manuel Gutiérrez Novelo, mentor del equipo nacional.   

El FIRST Global Challenge 2018 tendrá lugar en la Arena Ciudad de México del 16 al 18 de agosto. En este torneo, organizado por FIRST Global, los equipos de tres países tendrán que formar una alianza para resolver diferentes pruebas en torno a un problema determinado. Este año, el juego se llama Energy Impact (Impacto energético) y en él los participantes tendrán que resolver cuatro retos vinculados con la generación de energías alternativas.

“Una de las cosas que le dije al equipo es que al final de cuentas con quien hay que competir es con uno mismo. ¿Cómo puedo ser yo mejor que lo que fui ayer? ¿Cómo puede mi robot ser mejor que lo que fue ayer? No se trata tanto de preocuparse por los demás competidores sino de incrementar nuestras propias habilidades”, dijo Novelo en entrevista con El Economista.

Esta es una de las enseñanzas claves del inventor de origen jalisciense. Fue la fórmula para que el equipo mexicano ganara una medalla de bronce en el campeonato del 2017 por mejor diseño de ingeniería y es un talismán contra la intimidación que genera el competir contra equipos patrocinados por universidades como Stanford o instituciones como la NASA en la competencia.

“No hay ninguna diferencia entre nosotros y cualquier otro equipo del mundo. Tenemos la misma capacidad y el mismo número de piezas para armar el robot que los demás equipos. Lo que se pone en juego es el ingenio, la optimización y la práctica del equipo”, dijo.

Jorge García, Renée García, Ángel Berdeja, Herman Sánchez, Santiago García, Diego Montaño y Frida Sosa son los jóvenes mexicanos, originarios de la Ciudad de México y el estado de Chihuahua, que competirán en el mundial y de acuerdo con Novelo, son un equipo muy bien preparado para representar a México, pues se han dedicado a construir un buen robot y  a mejorarlo constantemente.

“El equipo ha estado desarrollando el robot de forma constante. Exploraron diferentes formas de implementarlo, hicieron una serie de pruebas de performance y de benchmarking para saber qué robot era más rápido, más eficiente y más robusto y también han estado reduciendo la tolerancia a fallas”, dijo.

Los más de 175 equipos de todo el mundo recibieron un kit que contiene cientos de piezas, entre llantas, engranes, poleas, sensores, soportes, extensiones, servomotores y un centro de control y que les permite construir un robot completamente funcional de acuerdo con las decisiones y necesidades del equipo. El robot debe ser capaz de realizar diferentes movimientos de precisión en un espacio determinado y de no interferir con los movimientos de otros robots dentro de la competencia.  

El juego Impacto energético consiste en que dos alianzas compuestas por los equipos de tres países competirán entre sí para ver qué alianza genera más energía mediante los cuatro generadores que se encuentran en el espacio de juego: una fábrica de energía solar, una turbina eólica, un reactor nuclear y una planta de combustión. Los robots tendrán que trabajar en equipo para conseguir un mayor número de joules, la unidad de medida de la energía en forma de calor o trabajo, que el contrincante.    

Para Gutiérrez Novelo, esta iniciativa de FIRST Global tiene dos fines: liberar la creatividad de los jóvenes para integrarse y tener la capacidad de competir y al mismo tiempo de trabajar en equipo con otros países y enseñarlos a resolver problemas relevantes para la sociedad, como es el consumo y la generación de energía.

“El resultado, las medallas y los puntos son una consecuencia de un buen trabajo, de un trabajo de preparación que lleva tiempo y que es lo más importante de todo el concurso”, dijo.

Gutiérrez Novelo ha sido el mentor del equipo mexicano en las dos últimas ediciones de este concurso. Esto no es una casualidad. Se trata de uno de los ingenieros mexicanos más destacados de los últimos tiempos. Su trabajo lo ha llevado a registrar más de 45 patentes relacionadas con el desarrollo de tecnologías en 3D, entre las que se encuentra un método para codificar imágenes estereoscópicas en tres dimensiones, una contribución a los reproductores Blu-Ray 3D caseros, un dispositivo visor de realidad virtual y ha incursionado en el campo de la inteligencia artificial y hasta en el desarrollo del clúster industrial de alta tecnología en México.

“Hay que creérsela”, dice y mantiene aquella actitud de cuando el empresario Ricardo Salinas Pliego, miembro fundador de FIRST Global, le pidió que no adelantara los resultados del 2016 frente a los medios de comunicación. Gutiérrez Novelo no atendió a su petición y aseguró ante la prensa que México regresaría con una medalla del Mundial de Robótica, pese a las malas experiencias que había tenido el país en años anteriores. El equipo consiguió la medalla de bronce por el mejor diseño de ingeniería del mundo y además, fueron el grupo con más puntos en una sola prueba en todo el concurso.    

rodrigo . riquelme @ eleconomista . mx