FedEx está ingresando en el negocio de entregas de pizza, con la peculiaridad de que ninguna persona saludará con una sonrisa a los clientes hambrientos que corren hacia la puerta en el momento en que escuchan el timbre.

A medida que las compañías se apuran a desarrollar tecnología para llevar alimentos, libros y ropa, entre muchas otras cosas, a clientes en horas e incluso, en minutos, FedEx presentó la semana pasada un prototipo de robot que podría realizar entregas a domicilio.

En la aventura robótica FedEx se ha asociado con Pizza Hut, Walmart y Walgreens (cadena de farmacias), entre otras empresas.

La iniciativa revela la creciente demanda por parte de la gente de una entrega a domicilio mucho más rápida a través de una tecnología autónoma conocida como la “última milla” (1.6 kilómetros).

Los expertos aseguran que con mayor frecuencia las empresas se moverán cada vez más hacia la automatización, para reducir los costos y acelerar el tiempo de las entregas a domicilio a través de flotas de aviones no tripulados y robots que, finalmente, se encargarán de entregar productos sin la asistencia directa de humanos.

FedEx está desarrollando su robot con la empresa DEKA Research and Development, cuyo fundador inventó el Segway (vehículo eléctrico ligero giroscópico de dos ruedas que, en la ciudad de México se veía comúnmente sobre Paseo de la Reforma) y una silla de ruedas eléctrica llamada iBot.

A través de un comunicado de prensa FedEx describió al prototipo de robot: “Está diseñado para atravesar aceras y calles, basándose en la tecnología del iBot, equipado con radar, herramientas de mapeo LIDID basadas en láser y varias cámaras.

FedEx también anunció que probará el robot en varias ciudades que se están analizando y cuya aprobación está pendiente, pero que, con seguridad una de ellas será Memphis, lugar donde se encuentra su base de operaciones.

La entrega a través de robots será complementaria al servicio de entrega inmediata basado en empleados uniformados que opera en 32 mercados, detalló la compañía.

A cinco kilómetros de distancia

Las empresas Autozone (autopartes), Lowes (cadena de distribución minorista de productos de mejoras del hogar y materiales de construcción) y Target (cadena de tienda departamental nacida en Minneapolis) también se han apuntado al programa destinado a capitalizar el atractivo latente de la entrega a domicilio.

“El robot representa un hito en nuestra misión en curso, en particular en el sentido de que resolverá una serie de complejidades y gastos que representa la entrega de productos a domicilio de manera segura y limpia para el medio ambiente en la última milla y el mismo día para el creciente mercado de comercio electrónico”, comentó Brie Carere, directora de Marketing y Comunicaciones de FedEx, a través de un comunicado.

Durante el evento, llevado a cabo el martes de la semana pasada, FedEx mostró al prototipo de robot a través de un video. Se parece a un pequeño refrigerador con cuatro ruedas grandes y dos pequeñas.

En la imagen se puede ver al robot acercándose a una tienda de un vecindario, pasando sobre un charco de la calle, desplazándose sobre una pequeña banqueta, subiendo varias escaleras para llegar a la puerta de una tienda de llantas y, finalmente, cruzando una acera con una pendiente pronunciada.

Según un informe del 2018 de Business Insider, la etapa final de la entrega a domicilio representa más de la mitad del costo de un envío, debido al tráfico, las múltiples paradas que deben hacer las camionetas de entrega, las grandes distancias que incluyen las rutas y el tamaño de los paquetes.

Las expectativas se disparan

El informe señala que el enorme incremento en el número de envíos de productos a través del comercio electrónico, por una parte, y las mayores expectativas de los clientes también han agravado los desafíos logísticos en la entrega de la última milla.

El rápido avance de la tecnología aplicada en logística, probablemente, presionará a empresas como FedEx para que protejan sus posiciones de liderazgo frente a los múltiples competidores y lo tendrán que hacer a través de nuevas líneas de negocios, según un informe de la consultora McKinsey publicado el pasado julio.

UPS, competidor directo de FedEx, está realizando pruebas de entregas a domicilio a través de aviones no tripulados, también lo están haciendo Amazon (el dueño, Jeffrey P. Bezos, también lo es del diario The Washington Post) y Google.

FedEx también tendrá que lidiar con jugadores que ya están mucho más establecidos en la industria de la distribución de alimentos como Grubhub y Uber Eats, empresas que controlan más de la mitad del mercado.